Comunas rechazan uso de globos para fiscalizar leña

Natalia Heusser

Miércoles 22 de junio de 2016

Las Condes y Lo Barnechea señalan que el objetivo de estos aparatos es contribuir a la seguridad de los ciudadanos y prevenir los delitos. Por otro lado se buscan otras alternativas para fiscalizar fuentes contaminantes

Ayer se vivió el cuarto día consecutivo de preemergencia ambiental en Santiago y el sexto en lo que va del año.

Ante este panorama, el intendente de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, señaló que se le pidió ayuda al Ministerio de Transportes, al de Salud y a Carabineros en la fiscalización del cumplimiento de las medidas adoptadas para estos casos, entre ellas la paralización de fuentes industriales, la restricción vehicular de seis dígitos para autos sin sello, y de dos dígitos para los catalíticos, y el uso de calefactores a leña.

“El llamado que hacemos a la ciudadanía es a colaborar. Cada vez que alguien viola una de estas restricciones lo que está haciendo es aumentar la probabilidad de una enfermedad respiratoria grave en los más vulnerables de nuestra sociedad, que son niños y adultos mayores y personas con enfermedades crónicas y embarazadas”, señaló Orrego.

Durante las alertas ambientales hay cinco fiscalizadores de la Seremi de Salud Metropolitana encargados de fiscalizar el uso de calefactores a leña en domicilios, en preemergencia este número aumenta a quince y a veinte durante las emergencias. Lo anterior, tomando en cuenta que en la Región Metropolitana existe un total de 117 mil equipos de calefacción a leña.

“Nunca tendremos suficientes fiscalizadores para estar detrás de cada uno de los siete millones de santiaguinos. Aquí nada reemplaza a la conciencia cívica y el compromiso ciudadano”, indicó Orrego.

Luis Díaz, doctor en ingeniería ambiental y especialista en contaminación atmosférica, señaló a La Hora que no es fácil tener más fiscalizadores. “Esta es una de las debilidades del plan y pasa por un tema de presupuesto. Faltan recursos y la economía del país no pasa por un buen momento. Por eso es bueno llamar a la conciencia de la gente y que denuncien a aquellos que usan leña”, aclaró.

Junto a esto, indicó que en una oportunidad se le propuso al gobierno el uso de drones especiales capaces de detectar humo incluso durante la noche, pero el proyecto no prosperó. “Con eso se podían fiscalizar ciertos sectores. Es necesario aprovechar las tecnologías para suplir las falencias”, dijo.

En esta misma línea, indicó que usar los globos de vigilancia que existen en Las Condes y Lo Barnechea para la inspección del uso de leña no es una mala idea, tomando en cuenta que la mayoría de las fuentes contaminantes se concentran en las comunas del sector oriente.

Al respecto, Felipe Guevara, alcalde de Lo Barnechea, afirmó que “el principal objetivo del globo está enfocado en la seguridad de la comuna. Si bien es cierto también es utilizado para otras funciones como por ejemplo las operaciones de tránsito y emergencias, aun así nuestra prioridad seguirá siendo la seguridad de los vecinos”.

Por su parte, en un comunicado, la municipalidad de Las Condes indicó que “los globos están orientados a la seguridad, y sería destinar tiempo de prevención de estos delitos a otros objetivos, siendo que la seguridad es lo central. La fiscalización del uso de leña se puede hacer por visibilidad, con el ojo humano, por tanto es más económico también”.

El próximo año la Gestión de Episodios Críticos (GEC) pasará de la Seremi de Salud Metropolitana al Ministerio de Medio Ambiente y existe la posibilidad que se aumenten los recursos para tener más fiscalizadores.