Cristian González Farfán

A los 16, mi mamá me curó la depresión con un solo consejo, que sonó algo así: “¿Y te piensas perder todos los Mundiales de aquí en adelante? No seas tonto, hijo”.