Columna de Daniel Fuenzalida: conmoción en redes sociales

La Hora

Viernes 10 de enero de 2020

Cada cierto tiempo surgen en redes sociales videos indignantes, que muestran la irresponsabilidad y misera humana.

Fue el caso de un registro de la noche de bienvenida al 2020, en Buenos Aires, donde un hombre, tras protagonizar un accidente automovilístico, reconoció a la prensa haber consumido drogas y alcohol.

“Vengo de drogarme toda la noche y después tomé alcohol con unos amigos. (…)Tengo drogas, pan y vino”, dijo burlón. Las declaraciones, transmitidas en directo para todo el país, causaron estupor y fueron objeto de análisis dado el alto número de muertes en las carreteras del vecino país, producto de la conducción bajo la influencia del alcohol y las drogas.

El desparpajo del conductor abrió un amplio debate sobre el control preventivo y las sanciones que se aplicadan a quienes infringen la ley de manera grosera y desafiante, como quedó reflejado en el viral trasandino. En Chile hemos dado pasos importantes en el castigo a quienes protagonicen accidentes de tránsito bajo la influencia de alcohol y/o drogas.

La Ley Emilia es una muestra palpable de ello. El acento hoy debe ser puesto en la prevención. Castigar con cárcel a quienes causan la muerte de inocentes es un gran avance. Sin embargo, hay que seguir en el mismo camino. Multiplicar los controles de alcohol y narcotest parece ser la fórmula.

Esto sin hablar del endurecimiento de penas. En 2018 hubo en Chile 1.507 fallecidos en accidentes (Comisión Nacional de Seguridad de Tránsito). Es por eso que se deben tomar medidas de fondo que busquen evitar imágenes como la vivida en la capital argentin a, donde una persona se jacta de conducir drogado como si fuera una hazaña o un logro.

La OMS asegura que el consumo subirá en los próximos 10 años. Y apuntan a que, nuevamente, América Latina liderará las encuestas. Por lo mismo, la invitación es a tomar el tema en serio. El alcohol y las drogas son adictivos y requieren de medidas paliativas de fondo.

 

 Director ejecutivo de Contradiccion: www.contradiccion.cl