La amistad de Maly Jorquiera y Francisca García-Huidobro

La Hora

Lunes 02 de diciembre de 2019

Durante la semana festivalera una controversia llamó la atención de la audiencia del programa Échale la Culpa a Viña. Las protagonistas del round habían sido Maly Jorquiera y Francisca García-Huidobro.

Luego de ese impasse, las comunicadoras empezaron a grabar el late de Canal 13, Sigamos de largo, donde con el tiempo han logrado conocerse y formar una amistad.

“Ha sido una relación que partió con mucho cariño”, contó la comediante a La Hora. Incluso señaló que “si a mi me gustaran las mujeres, igual pensaría cambiar mi vida por ella. La amo mucho, jajá”.

La Dama de Hierro también tuvo lindas palabras para su compañera de espacio: “Es un cariño que venía de antes, después tuvimos un problema en el verano, pero fue muy breve. Esta cabra para mí es un cariño que ya no me puedo sacar. Ella se volvió parte de mi círculo y soldados. Es para siempre”, expresó.

– Chiquillas, ¿alguna anécdota especial que tengan?

– F: Creo que nuestra gran anécdota es la pelea de Viña.

– M: Sí, le encantó a la prensa. Fue chistoso porque nos reconciliamos el mismo día. Incluso, fue en la Quinta Vergara bailando con Marc Anthony. Él nos solucionó el problema, las caderas se fueron para otro lado.

– ¿Fue desagradable el rumor?

– M: ¡Demasiado! Porque pasó la talla, nosotras nos arreglamos. Pero para la prensa no había más tema, se volvió tema país, jajá.

– F: Igual creo que estuvo bueno. Como que nos conocimos inmediatamente, a través de un mal chiste o una mala reacción mía. Entonces, después de eso sabíamos cada una dónde te podías meter y no. Soy sumamente pildorita, así que lo arreglamos ese mismo día. Hablamos le dije me molesta esto, no te metas ahí y listo.

– M: Para mí fue cómo un antes y después. Llevaba súper poquito como mamá. Te juro, cacha lo que uno aprende de repente, pero me hizo repensarme con mi rol de mamá en la televisión. Uno tiene una responsabilidad con el hijo, y de cómo actúa en pantalla. Nació una nueva Maly después de ese inconveniente.

– ¿Qué han aprendido la una de la otra?

– M: Uff… ¿cuántas páginas será la nota? Jajá. De la Fran he aprendido demasiado, sobre todo profesionalmente, la encuentro seca. Me encantaría ser un poco de buena comunicadora como es ella. En el tono personal es apañadora y súper buena amiga.

– F: La Maly me devolvió la capacidad de improvisación. Vengo de un programa muy fuerte, Primer Plano, llegar acá y darme cuenta que alguien siempre se toma todo con humor. Ella me enseñó que no es necesario estar siempre tan intensa, que siempre se puede buscar un poco de relajo, aunque la entrevista esté difícil. Me recuerda mucho a mí cuando empecé en la conducción.

– ¿Cómo preparan el programa?

– M: Con un copete, nos fumamos un cigarro, jajá.

– F: Este es mi camarín, pero por alguna extraña razón también es el de la Maly, jajá. Aquí ella se viene a poner sus pestañas postizas. Acá de repente la reto por sus peinados raritos. Le presto hasta la maquilladora. Hablamos de los cabros chicos y muchas cosas más.

El espacio nocturno Sigamos de Largo se emite de lunes a jueves, después de Amor a la Catalán y los viernes en horario prime.