¿Quiénes generan los saqueos y destrozos?

La Hora

Lunes 02 de diciembre de 2019

La llamada crisis social que afecta el país desde el pasado 18 de octubre, ha estado tristemente manchada por hechos de inusitada violencia provocada por sujetos que no han dudado en saquear y hasta quemar comercio, edificios públicos, y hasta iglesias.

Se trata de grupos, proporcionalmente pequeños, pero capaces de generar un importante daño, generalmente durante la noche.

¿Pero quienes son estos sujetos? Para Nelson Morales, académico de la Escuela de Sociología de la Universidad Mayor, todo nace “por demandas agregadas como el medioambiente, las mujeres, los adultos mayores, algo que veníamos viendo hace tiempo y que en el marco de esto se agregan sobre un paraguas general que son la desigualdad, la exclusión, el abuso. A partir de ahí esto explota”.

“Lo que vemos con los saqueos es en cierta manera el reflejo de una ciudad segregada, que plantea que hay un segmento de la población que ha sido maltratada en términos de su localización en la ciudad, hay un aislamiento social, y por tanto eso genera una reacción en el contexto de una sensación de ausencia de orden”, indica.

Respecto a quiénes son estas personas, recalca que por un lado está “el joven secundario o el “nini”, el que no estudia ni trabaja, y que finalmente es el reflejo del déficit de cohesión social que tiene la sociedad, y que evidentemente a ellos los golpea, porque la crisis del sistema educativo los afecta a ellos en términos de futuro”.

A su juicio también “hay una porción que derechamente tiene que ver con el lumpen, la delincuencia organizada, o incluso lo que se ha calificado como narco saqueo, que es parte de lo que habita en la sociedad, y que hoy en día, en las condiciones de ausencia de control institucional o policías, le da la posibilidad y lo hacen”.

Para Morales la solución pasa porque se sienta materializado en la vida de los hogares, especialmente los más postergados, “la agenda social, eso es muy concreto. Si eso no existe, el elemento constituyente, que es tan importante, histórico, hoy aparece secundario”.

REACCIÓN SOCIAL

César Arellano, académico de Trabajo Social de la UTEM, cree que “hay que señalar que no se deben confundir aquellas personas que han estado detrás de los saqueos de artículos y mercaderías desde supermercados y grandes tiendas y aquellos que realizan saqueos de tiendas para utilizar artículos para realizar una barricada”.

“Los primeros son delincuentes comunes, muchos de ellos procesados por alguna causa similar o personas vinculadas a bandas de narcotráfico y que aprovechan la contingencia de que carabineros está superado en su labor de controlar el orden público y de manera organizada y concertada realizan estos actos delictivos. Los segundos son gente joven que no tiene nada que perder y que bajo la lógica de guerra contra las fuerzas policiales, se convocan de manera organizada para proteger una marcha o una manifestación a través de la generación de barricadas que son compuestas por elementos que si no encuentran en la vía publica lo encuentran en las tiendas y locales comerciales”, indica.

A su juicio, “la violencia de estos grupos es una reacción que se fundamenta en la rabia de lo que ellos y sus familias han experimentado por años (…) Son aquellos postergados, frustrados y enrabiados por un sistema que los violenta a ellos y a sus familias o amigos, que los discrimina, y bajo ese dolor y esa rabia reaccionan contra lo establecido, contra el control policial, contra la autoridad, en donde la anarquía y la lucha se justifican en su discurso”.

Para el sicólogo Isaías Sharon, director ejecutivo de Smart Coach, “las personas que se encuentran atrás de estos actos violentos en su mayoría han ido incorporando un alto nivel de resentimiento. Suelen ser personas con menores herramientas de auto-control, auto-gestión emocional y que sumado a ello han integrado a nivel de su experiencia subjetiva un mundo polarizado, entre buenos y malos, justo e injusto, entre otros criterios dicotómicos. Esto dificulta muchas veces su capacidad de discernir en profundidad frente a temas más complejos y con mayores matices”.