Columna de Guillermo Muñoz: De Tarifas, Licitaciones y Renegociaciones

La Hora

Martes 08 de octubre de 2019

¿Por qué mezclar los temas del titular de la columna?, ¿Qué tienen que ver cada uno entre sí? En mi opinión, están muy vinculados. Lo que se haga en uno, afecta en el otro.

En el caso de Transantiago (o RED, como le gusta llamarlo a este Gobierno), esto se ha vuelto cada día más evidente. La actual administración ha extendido los contratos e incorporando las mejoras al sistema mediante negociaciones directas. Una licitación hubiese permitido incorporar todos estos cambios a precios mucho más transparentes y competitivos. El compromiso del Ministerio de Transportes fue tener listo el proceso a fines de 2018. ¿Por qué el atraso? Hay que insistir y ser categórico: lo que cada Gobierno hace en estas materias, la forma cómo se administran los recursos públicos, es un tema que afecta la vida de millones de personas. El Alza de las tarifas viene a recordárnoslo directa y traumáticamente y muestra -con claridad- el foco que
han puesto las autoridades.

El aumento no es una buena noticia y nunca lo es, pero en este caso presenta un agravante: La nueva Estructura de Tarifas que ha adoptado el Ministerio de Transportes, desincentiva el uso de
transporte público y es regresiva, pues castiga a un porcentaje importante de los usuarios más pobres. El alza afecta al 95% de los usuarios, al 50% que utiliza sólo buses, (se les sube $10) y al
45% que viajan en Metro y Metrotren -entre las 7:00 y las 20:45 hrs-, a quiénes se les subió $30.

Es este último segmento al que se le perjudica más, y en particular a ese 25% de las personas que hacen viajes largos, que trasbordan con Metro o Tren, para acortar sus tiempos de desplazamiento. Coincide además que la mayor parte de estos pasajeros son los de más bajos ingresos, y que viven en barrios alejados, siendo esto una política Regresiva.

Por otro lado, se encarece mucho a los modos más competitivos con el Automóvil (Metro y Metrotren), lo que los empieza a hacer menos atractivos. La tarifa de $830 en Hora Punta pasa a
ser la más alta de Sudamérica lo que es un claro desincentivo del Transporte Público.

No da lo mismo cómo se hagan las cosas. Se necesita un transporte público de calidad, accesible para TODOS, sin exclusiones ni limitaciones. Cada una de nuestras ciudades lo necesita, el planeta
y la lucha contra el cambio climático lo requieren con urgencia.