Bombas lacrimógenas: Expertos advierten sobre sus peligros

La Hora

Jueves 24 de octubre de 2019

Santiago y el resto del país cumplieron una semana de intensas protestas a raíz del estallido social. Junto a ellos, los manifestantes han debido enfrentar los gases lacrimógenas que utiliza Carabineros como herramienta de dispersión.

En ese sentido, expertos realizaron un catastro del contenido de estos químicos y advirtieron sobre los peligros en la población ante una exposición constante.

«Lo primero que se debe aclarar es que realmente no se trata de gases, sino de una mezcla de químicos entre los que se pueden encontrar ‘aerosoles de pimienta, inductores de vómitos tóxicos y algunas sustancias sedantes'», explicó a Emol Sandra Cortés, doctora en Salud Pública.

En esa misma línea, la experta hizo hincapié en señalar que «estos gases lacrimógenos en realidad no son gases, sino que son irritantes químicos tóxicos en forma de polvo o gotas mezcladas a concentraciones variables en un solvente».

Compuestos

En cuanto a los compuestos de los gases lacrimógenos, existe un cierto desconocimiento en Chile. No así con lo que ocurre en otras naciones.

Según la también presidenta de la Sociedad Chilena de Epidemiología y miembro de la Red de Investigadoras (Redl), en la Unión Europea se utiliza clorobenciliden-malononitrilo, cloroacetofenona (CN), dibenzoxazepina (CR), oleorresina capsicum (OC) y ácido pelargónico vanililamida (PAVA).

Además, en muchos países del viejo continente se utiliza un agente irritante a base de arsénico» o también «una mezcla de extractos de pimienta».

Síntomas

Entre los síntomas comunes que producen los gases se cuentan la irritación de ojos, vías respiratorias y reacción dérmica. Además, en ciertos casos puede generar, hipertensión, nauseas o vómitos.

Sin embargo la exposición constante a estos químico podrían empeorar los daños a largo plazo, pero es algo que aún no tiene relación directa.

«Los datos disponibles respecto a los efectos a largo plazo por el uso de estos polvos y su relación con carcinogenicidad y otros daños en salud son limitados», cerró la científica.