Columna de Cecilia Gutiérrez: Estúpido Lorenzo

La Hora

Jueves 05 de septiembre de 2019

No voy a dejar de aplaudir que se realicen teleseries. Son parte de la identidad de los chilenos y un espacio que todavía reúne a las familias y le da un valor artístico y creativo a la televisión.

Y el estreno de “Yo soy Lorenzo”,  la nueva producción de Mega, que además se situó como uno de los mejores estrenos de la temporada con 28 puntos de rating, es prueba de ello.

Sin embargo, es imposible no compararla con “Estúpido Cupido”, la icónica teleserie de TVN que fue estrenada en 1995 y protagonizada por la desaparecida Carolina Fadic.

Lo que me parece destacable, es que a pesar de que han pasado más de 20 años desde su emisión, “Estúpido Cupido” no tiene nada que envidiarle a “Yo soy Lorenzo”. Han pasado los años, ha mejorado la tecnología y los recursos que tiene Mega, sin embargo, la factura parece similar. Si bien, es una teleserie de época, la puesta en escena

se ve pobre, reciclada.

Mientras que la historia, resulta forzada. El poner a un personaje gay que debe acudir a su chofer que suplante su identidad, parece más un esfuerzo por hacer una historia inclusiva que una idea original.

Por otra parte, al ser una historia basada en la década de los ´60 la línea con la caricatura es muy delgada y a ratos, personajes caen en eso.

A pesar de esto, es una historia liviana y divertida, que se agradece en el horario, donde los dramas más densos se habían tomado la pantalla.

Junto al estreno de “Gemelas”, de CHV, “Yo soy Lorenzo” viene a ser una buena opción para variar la parrilla programática nocturna.

 

*Cecilia Gutérrez, periodista y crítica de televisión