Moneda toma cartas en el asunto por crisis en Instituto Nacional

La Hora

Martes 20 de agosto de 2019

La continua suspensión de clases en el Instituto Nacional producto de los repetidos enfrentamientos entre encapuchados y carabineros, obligó por primera vez a las autoridades del ministerio del Interior a tomar cartas en el asunto y sentarse a analizar la situación.

Ayer, encabezados por el ministro del Interior, Andrés Chadwick, la ministra de Educación, Marcela Cubillos, además de la Intendenta Metropolitana, Karla Rubilar y el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, se reunieron para analizar la crisis que vive el emblemático Instituto.

Tras la cita, las autoridades dieron a conocer las medidas que se tomarán para intentar volver a la normalidad en las clases. De partida, el edil de Santiago, y sostenedor del establecimiento, confirmó que “no se adelantará el cierre del año escolar”.

Además, indicó que se cambiará el actual curriculum del liceo. “Está completamente obsoleto y hoy estamos trabajando para el Chile del futuro. Queremos continuar, pero para eso tienen que haber clases normales, no nos van a doblar la mano, vamos a sacar este colegio adelante”, señaló.

Alessandri además defendió la medida de solicitar carnet y revisar mochilas: “Queremos que los ingresen sean alumnos regulares del establecimiento, que no existan más personas anexas al colegio o apoderados o alumnos que apoyen la violencia”.

La ministra Cubillos por su parte, recalcó que “queremos reafirmar la continuidad del compromiso por defender el proyecto educativo donde se han formados muchas generaciones. Es evidente que hay violencia ideológica de un puñado de violentistas que no van a lograr vencernos”.

Otra de las medidas que se anunció es el cambio del rector del Instituto, Fernando Soto, quien será reemplazado el 31 de agosto por una directora en carácter de subrogante.

RECUPERAR ESPACIOS

Para Ana Arellano Araya, decana de la Facultad de Educación de la Universidad Bernardo O’Higgins, “erradicar la violencia en el Instituto demanda reconocer sus causas. ¿Por qué algunos establecimientos encuentran dificultades en el desarrollo de sus actividades cotidianas en tanto la mayoría del país trabajan de manera normal? Es una cuestión que llama la atención. ¿Por qué los jóvenes no pueden cautelar ni defender la construcción de una experiencia de vida democrática que excluya la violencia dentro de su liceo? La respuesta es más compleja de lo que parece. La democracia es una forma especial que adquiere la cultura humana.

– ¿Qué le parece la idea de cerrar anticipadamente el año escolar?

– Los problemas complejos demandan soluciones solidarias y comprometidas con los intereses de todos los integrantes de la comunidad educativa. Generar más daño en los proyectos de vida de los alumnos y sus familias, sumado a aumentar la incertidumbre y la estigmatización del Instituto Nacional parece no ser la mejor solución. Se requiere aunar voluntades y todos los actores involucrados en este momento de crisis.