Experta por bacterias en el Metro: "No debemos asustarnos"

La Hora

Martes 13 de agosto de 2019

Hace pocos días se dio a conocer un estudio realizado en el Metro de Santiago, el cual detectó la presencia de 61 tipos de bacterias en pasamanos, asientos y basureros.

Una de ellas, es la Cutibacterium acnes, la más representativa, abundante en el tren subterráneo, y según el grupo de investigadores a cargo del análisis, responsable de generar acné en las personas. Sin embargo, esto no debe ser motivo de alarma.

Karin del Campo, académica del Microbiología de la carrera de Tecnología Médica de la Universidad San Sebastián, explica que la presencia de estos microorganismos es normal en un transporte tan masivo como el metro, donde las temperaturas, la humedad y el hacinamiento crean el ambiente idóneo para la subsistencia de estas colonias.

¿Hay que preocuparse?

No. “Nosotros convivimos diariamente con millones de bacterias, virus, hongos y parásitos, pero si las personas tienen un sistema inmunitario favorable, los pueden eliminar rápidamente y no producen una infección propiamente tal”, manifiesta la tecnólogo médico.

Asimismo, la académica agrega que todas las personas tienen una microbiota, es decir, un conjunto de bacterias que se encuentran en tejidos como la piel y las mucosas del cuerpo humano. Esta microbiota cumple una función protectora, y parte de las bacterias encontradas en el metro forman parte de ella, como por ejemplo la Cutibacterium acnés.

Sobre esta bacteria, la experta afirma que “tienen que existir otros factores, relacionados estrictamente con los pacientes, para que se produzca una infección propiamente tal, ya que esta bacteria no es un patógeno per se. La regulación hormonal, la cantidad de sebo, incluso la predisposición genética, son condiciones que deben estar presentes para que se produzca el acné tal como lo conocemos”

Lo mismo ocurre con las otras bacterias detectadas en el estudio. “Una bacteria es un organismo procarionte que está en todas partes y que puede, ocasionalmente, producir algún tipo de patología. Que produzca o no la enfermedad, dependerá de condiciones prexistentes en la persona, como un sistema inmunológico deprimido, una mala alimentación, etc”, agrega.

¿Evito contraer bacterias a través de la súper higiene?

No, por el contrario, pasar el día entero lavándose las manos es más perjudicial que positivo. “La microbiota de cada persona ayuda para que las bacterias que no tienen naturalmente en el cuerpo no generen infecciones. Por lo tanto esa gente que se lava y se lava las manos barre con su microbiota permanente, exponiéndose a patógenos oportunistas que sí pueden ocasionar una infección real”.

Ponga ojo a 3 bacterias

Eventualmente, dentro de las 61 bacterias encontradas, hay 3 que pueden tener alguna importancia clínica, manifiesta Karin del Campo.

Acinetobacter baumannii y Pseudomonas aeruginosa. Ambas son bacterias no fermentadoras que están asociadas a procesos nosocomiales, es decir, a enfermedades adquiridas en recintos hospitalarios que tienen una incidencia importante dentro de la producción de patologías. El hecho de encontrarlas en espacios como el metro, puede representar algún tipo de implicancia a evaluar.

Staphylococcus aureus. Se trata de una bacteria compleja. Forma parte de la microbiota, pero puede ser un patógeno oportunista, más aún si presenta algún tipo de resistencia asociada, por ejemplo, a los antibióticos como la meticilina.