"Hay plomo en nuestra sangre": Greenpeace acusó al Estado chileno

La Hora

Miércoles 31 de julio de 2019

Luego de que en las últimas horas se levantara una nueva alerta en Quintero por una alta concentración de dióxido de azufre, la ONG Greenpeace acusó de complicidad al Estado chileno por el «daño que han causado por décadas» con las termoeléctricas.

En ese sentido, Greenpeace proyectó imágenes satelitales donde se observa el costado de la planta a carbón Campiche de la empresa AES Gener, evidenciando el daño ambienta en toda la zona costera de Quintero-Puchuncaví.

«La situación es dramática: hay metales pesados en la tierra, plomo en la sangre de los vecinos, derrames de carbón, intoxicaciones masivas, pérdida de biodiversidad y destrucción de recursos marinos», señaló Matías Asun, director nacional de Greenpeace en Chile.

Cifras de la OMS

Según Asun, la Organización Mundial de la Salud señala un máximo de 500 unidades de dióxido de azufre por metro cúbico en un lapso de 10 minutos. Pero en la última alerta del gobierno, en la zona hubo 1411 unidades por metro cúbico durante 60 minutos.

Cabe destacar que el Presidente Sebastián Piñera anunció un plan de cierre de las termoeléctricas en el país, pero desde Greenpeace no están conformes.

«En la práctica, lo que hace es alargar la vida de las termoeléctricas hasta el 2050. Es decir, condena a miles de chilenos a seguir siendo envenenados por 30 años más«, cerró.