Columna de Horacio De La Peña: Tiempos mejores

La Hora

Lunes 08 de julio de 2019

Se acabó Wimbledon para los tenistas chilenos, y aunque ambos fueron eliminados en el debut, queda mucho por analizar para el segundo semestre.

Sobre los resultados, principalmente el pasto es una superficie que te tiene que acomodar, no es tan fácil como la gente cree, no es meterse y trabajar, es un terreno que favorece mucho a los jugadores que tienen sensibilidad y que son capaces de ajustar todo el tiempo.

A Christian Garin, por lo bien que devuelve y la fuerza que tiene, se pensaba que iba a tener un gran Wimbledon. La cancha y el patinar te desajusta. A veces te acomoda y a veces no andas con un jugador que se siente con confianza y te despides, y eso le pasó a los chilenos.

En ese sentido, la segunda mitad del año va a venir muy bien, muy buena, van a empezar a jugar en tierra, y en esa superficie lo hicieron muy bien siempre, sobre todo este año. Ambos jugadores tienen una muy buena proyección. Tanto Christian Garin como Nicolás Jarry se sienten muy cómodos ahí y tienen un promedio de partidos ganados muy importante.

Sobre la confianza, “Nico” tiene algo que pocos jugadores poseen, que es su gran potencial, tiene un armamento importantísimo con su saque, como su revés y el derecho, cada vez que él sienta la pelota va a ser un jugador muy peligroso para cualquiera en el circuito.

Además, Jarry en este semestre se va a inclinar en un cómodo top 50 y va a llegar a fin de año muy competitivo, también importante para la confianza de cara a Copa Davis. Ambos tenistas tienen potencial para terminar el 2019 de la mejor manera.

La temporada de pasto ya fue, ahora vienen los torneos en tierra y debería venir lo mejor para Nicolás y Christian, y también para el tenis chileno.