La luz de Javiera Suárez no se apagará nunca

La Hora

Jueves 13 de junio de 2019

“Ruego por una vida sobre los 80 años junto a mi marido y poder ver crecer a nuestro hijo”, escribió Javiera Suárez en una de sus últimas publicaciones en Instagram, esperanzada en una recuperación que nunca llegó.

Suárez llevaba tres años peleando contra el cáncer. Incluso en abril contó que había dejado de sentir dolores, pero fue el pasado lunes que su estado de salud empeoró, siendo internada en la Clínica Alemana, lugar donde pasadas las 15 horas de ayer falleció, noticia que confirmó su esposo, Cristián Arriagada, en una carta que le dedicó.

“Hoy (ayer) nos dejó nuestra amada Javiera. Nos deja un vacío enorme, pero nos conforta saber que aceptó esta etapa final al igual que la enfermedad, con entrega, confianza en Dios, siempre mirando hacia adelante y pensando en los demás”, escribió el cirujano.

“Su mensaje estos días fue incansable y fue un mensaje de amor (…) Damos gracias a Dios y a la Virgen por regalarnos estos años maravillosos junto a Javiera. Muchas gracias a todos ustedes que nos han acompañado en este proceso”, cerró el escrito.

Luchó hasta el final

Terminaba el año 2015 y Javiera Suárez comenzaba un nuevo camino, acompañada del amor de su vida. Ahí en la Iglesia San Ciro de San Bernardo, luciendo un blanco vestido y una capa de cuatro metros, le dio el sí al cirujano Cristián Arriagada, publicando una foto en su Instagram que decía: “Soy la mujer más feliz del mundo”.

Este camino que decidieron andar juntos muy rápido tuvo sus frutos, cuando meses más tarde la maternidad tocó su puerta, ya que la periodista sería madre de un varón.

No fue hasta mayo del 2016, con el pequeño en su vientre, que una mala noticia estremeció al medio nacional: Javiera fue diagnosticada nuevamente de cáncer.

Los doctores le comunicaron a la conductora de tevé que le quedaban tres meses de vida, situación que la hizo pensar en el futuro de su bebé. Por él hizo todo lo posible, superando incluso el diagnóstico médico, e utilizó las redes sociales para apoyarse en sus cercanos, pidiendo cadenas de oración.

Al final un sano bebé llegó a darles esperanza: nació Pedro Milagros. Pero al mismo tiempo, Javiera tuvo que ser enviada a otra clínica, ya que su cáncer había avanzado.

Ya con Pedro en casa, y con la compañía de su esposo, la animadora luchó durante tres años, proceso que publicó en sus redes sociales.

Siempre se mostró positiva, e incluso fue inspiración para muchos. Muy consciente de que no era la única viviendo este proceso, decidió publicar un libro titulado “Liveat”, donde habló de comidas para ayudar a combatir el cáncer, y a la larga, para ayudar a una persona a ser feliz mientras se lucha.

Y es que al final eso dejó Javiera Consuelo Suárez Balbontín, una mujer que nunca bajó los brazos, y que hasta sus 36 años demostró que se puede ser feliz a pesar de lo duro que es la vida.

Sus restos son velados en la Parroquia San Francisco de Sales, en Vitacura. Su funeral se prepara para mañana a las 15:00 horas.