¿Plata perdida? Lo que tienes que saber de las acreencias bancarias

La Hora

Lunes 13 de mayo de 2019

A casi nadie le sobra la plata. Menos al 80% de los chilenos que tiene problemas para llegar a fin de mes y que cuenta los días para que cante Gardel. Pese a eso, aunque suene insólito, hay muchos que tienen dinero sin cobrar en las bóvedas de los bancos. Es lo que se conoce como acreencias bancarias.

De acuerdo a lo informado por la Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras (SBIF), este año existen cerca de 89 mil acreencias repartidas en 15 instituciones bancarias. Las que alcanzan la exorbitante cifra de 63 mil millones de pesos.

Es por eso que cada mes de marzo, por ley, se informa en el Diario Oficial las acreencias bancarias sujetas a caducidad. En términos simples, son dineros olvidados a nombres de personas, instituciones o empresas y que permanecen depositados sin ser cobrados.

Dinero
Cualquier persona puede chequear si tiene dinero sin cobrar en la plataforma que dispone la Superintendencia de Bancos.

Específicamente son montos -superiores a 1 Unidad de Fomento- que llevan dos años sin movimientos y que entran en plazo para caducar y pasar a las arcas del Fisco. Pero no todo está perdido, ya que ese dinero se puede recuperar y el procedimiento es sencillo.

¿Cómo me entero si tengo dinero sin cobrar?

Una vez que el Diario Oficial publica las nóminas que tienen plata sin cobrar, la SBIF facilita esa información y mediante una plataforma de consulta web, los interesados o la gente que crea tener dinero oculto podrá buscar esos datos solamente escribiendo su nombre completo.

Luego que se informa la nómina del Diario Oficial, el titular tiene como plazo máximo tres años para cobrar y retirar dicho dinero. Si no lo hace, éste pasará a las arcas del Fisco.

¿Cómo y dónde cobrar?

Es muy sencillo. Si al buscar su nombre en la plataforma dispuesta por la Superintendencia de Banco, y su dinero aparece, el titular deberá dirigirse con su cédula de identidad al banco que pertenece o el que informó tener el dinero oculto.

En caso de que la acreencia no esté a nombre del titular, la persona deberá buscar un asesoramiento jurídico, esto porque para recuperar el nombre se necesita pasar por un proceso en tribunales, lo que conllevaría algo más de tiempo a la hora de cobrar dicho dinero.