Ponga atención con la dieta invernal de su perro

La Hora

Miércoles 15 de mayo de 2019

Entre un 10% y 20% por ciento aumenta la dosis de comida necesaria para un perro en los meses invernales, en relación a los meses de calor. Esta mayor necesidad calórica se debe a que los canes requieren mantener su temperatura corporal en ambientes exteriores fríos, y generan este calor desde la energía de los alimentos.

“Esto ocurre en el caso de las razas de mayor tamaño, como golden retriever, pastor alemán, boxer o labrador y se debe a que los perros de más de 10 kilos de peso habitualmente desarrollan su vida fuera del hogar y duermen en el patio, por lo que se exponen a bajas temperaturas. Los dueños no deben alarmarse si el perro come más, pues es natural. Esto no debería generar un aumento de peso, pues no genera grasa sino que su cuerpo consume este alimento extra para producir calor”, explica Herly Studer, médico veterinario de Fit Fórmula.

“Si el perro no recibe esta dosis mayor de comida, podría perder peso porque consumirá su grasa corporal para producir calor o bien tendrá menos energía y estará más adormecido durante el día”, advierte.
El especialista afirma que en perros más pequeños, que habitualmente viven dentro de casas o departamentos temperados, no se requiere aumentar la dosis de alimento en invierno porque no luchan por mantener su temperatura corporal.

La clave: Dosificar 

El aumento de ración diaria de comida que el dueño puede entregar a un perro de gran tamaño puede significar pasar de 400 gramos diarios a 440 en la zona central del país o 480 gramos en ciudades del sur donde el frío es más intenso.

Es recomendable que un médico veterinario determine el tipo de alimento y gramaje luego de una evaluación del perro.