Columna Cecilia Gutiérrez: comida repetida

La Hora

Jueves 09 de mayo de 2019

Es innegable que la “Divina Comida”, de CHV, fue un bálsamo para la televisión: un formato novedoso, entretenido y dinámico. A lo atractivo que es ver a famosos cocinando y enfrentando todos los inconvenientes que se dan en el proceso, se suman las confesiones, que obviamente en la atmosfera de confianza que se da durante las grabaciones, suelen ser muy sabrosas.

Sin embargo, ya son cinco temporadas las que lleva al aire y el desgaste del programa es evidente. Claro, no debe ser sencillo encontrar personajes conocidos que estén dispuestos a grabar cuatro días seguidos, hasta altas horas de la noche y, sobre todo, abrir las puertas de su casa. En ese escenario, los invitados ya no son tan atractivos como los primeros capítulos y por esto mismo, la dinámica ya no es llamativa.

A esto se suma la aparición, en el mismo canal, de “Podemos Hablar”, el estelar que es emitido el día antes y, toca la misma tecla: famosos en torno a una mesa conversando de temas sin tapujos. Y hasta ahora, como novedad, ha tenido personajes más llamativos como invitados. Lo que claramente, deja en una situación de desventaja a la “Divina Comida”.

Lo más preocupante es que no parece ser reversible la situación del programa, ya que los famosos que pudieron acceder al espacio, ya lo hicieron. Y la lista se va limitando cada vez más, además no es menor, la exposición mediática que provoca cada capítulo, donde un personaje por semana es sometido al “trolleo” masivo del público y no podemos omitir, que, en muchas oportunidades, es provocado por la edición del espacio.

Es por esto, que la “Divina Comida” debería evaluar tomarse un descanso, juntar nuevos invitados más de primera línea y volver con todo a entretener las noches de sábado.