Columna Cecilia Gutiérrez: un placer culpable

La Hora

Jueves 30 de mayo de 2019

A una semana de cumplir un año al aire, “Carmen Gloria a tu servicio” sigue demostrando que los programas de ayuda y apoyo a la comunidad pueden tener un espacio en la televisión.

Lo destacable de este espacio, más allá de su temática, es que pudo resistir el cambio de canal. De Chilevisión a TVN pasó sin ver disminuido su rating y por, sobre todo, mantuvo su espíritu y no intentó ser un programa nuevo. Lo que la gente valoró y premió con su audiencia.

“Carmen Gloria a tu servicio” se ha convertido en un programa de culto, de esos que uno a veces siente pudor por los casos que se presentan, pero no puede dejar de verlo. Asimismo, el rol de su conductora, la abogada Carmen Gloria Arroyo -el alma del espacio-, quien tiene la capacidad de ser tan severa con sus litigantes, pero tan irónica a la vez, que llega a darle un toque gracioso a los diálogos, ya que, en la mayoría de los casos, los aludidos no entienden (o no quieren entender) lo que ella les plantea.

Reitero también eso de que es un programa sin pretensiones, pero en el buen sentido. Sabe al público que llega y no intenta aparentar ser diferente. Y por, sobre todo, aunque resulte un cliché, sirve de mucha ayuda para personas que no tienen acceso a una asesoría legal. En varias oportunidades, he escuchado a personas decir “La Carmen Gloria Arroyo dijo….”, aludiendo a las cosas que aprendió gracias al programa.

Así es que sólo queda desearles feliz año y felicitar a TVN por no dejar que el programa dejara de existir luego de que inexplicablemente Chilevisión decidió terminarlo.