Mamíferos exóticos amenazan fauna de Cabo de Hornos

La Hora

Martes 23 de abril de 2019

Ubicada en la Región de Magallanes y de la Antártica Chilena, la Reserva de la Biósfera Cabo de Hornos es conocida en el mundo entero por ser el área protegida boscosa más austral del planeta, así como también, el hogar de especies únicas, como las aves caiquén y el petrel gigante.

¿El problema? Siete islas de la reserva natural fueron invadidas por mamíferos exóticos, mayoritariamente castores y visones (ver recuadro).  Se suma también la presencia de otros animales, como la vaca, jabalí, conejo, caballo, perros, gatos y la rata almizclera.

Al menos así lo confirma una investigación de más de 10 años elaborada por el Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y del Programa de Conservación Biocultural Subantártica de la Universidad de Magallanes (UMAG).

Al respecto, Elke Schüttler, científica del IEB, detalla que “obtuvimos nuevos registros de mamíferos invasores, particularmente en el área suroeste de la reserva, incluyendo a las islas Lennox, Picton y Nueva, además de Wollaston que es la más grande del Parque Nacional Cabo de Hornos”.

¿Cómo llegaron?

Según revela el estudio publicado en la prestigiosa revista científica alemana Polar Biology, el gran responsable de la llegada de estos invasores sería el mismo ser humano.

Ramiro Crego, miembro del IEB y UMAG durante el estudio, indica que “los visones no tienen mucha capacidad para nadar grandes distancias en aguas tan frías, pero mediante encuestas a pescadores locales, logramos evidenciar que los visones se suben a las embarcaciones sin ser percibidos, moviéndose de esa forma por varias zonas del archipiélago”.

“En el caso de los castores, los canales del archipiélago no representan un impedimento para su dispersión, pueden nadar y moverse entre islas. De hecho, lograron cruzar el estrecho de Magallanes y establecerse en el continente”, agrega Crego.