Ley Ritalín termina con obligación de medicar a escolares con déficit atencional

La Hora

Jueves 25 de abril de 2019

En Chile se estima que entre un 5% y 10% de los niños sufre déficit atencional, síndrome que provoca dispersión y falta de concentración en clases.

Debido a lo anterior, existen colegios que incluso obligan a los apoderados a medicar a sus hijos, a cambio de asegurarles su permanencia y matrícula en el establecimiento.

Sin embargo, esa usanza está a punto de desaparecer, ya que el Senado acaba de aprobar el proyecto conocido como “Ley Ritalín”, que prohíbe que se condicione la permanencia de estudiantes en recintos educacionales al consumo de medicamentos para tratar trastornos de conducta.

“Hoy tenemos un sistema que está enfermando a los niños y que obliga a medicarlos, así que lo que se aprobó es un avance”, señala la diputada Cristina Girardi, autora del proyecto de ley.

Según la norma, que pasó a tercer trámite constitucional, los colegios deberán buscar soluciones pedagógicas para los escolares con trastorno por déficit de atención. El proyecto, incluso, establece que las escuelas tendrán que considerar “prácticas contemplativas” como el yoga y la meditación.

Alcohol y tabaco

“El déficit de atención es el trastorno psiquiátrico más frecuente en la infancia y el principal motivo de consulta en los servicios de salud mental en niños”, comenta a La Hora Paz Quintero, psiquiatra de Clínica Dávila.

Sobre las causas de esta alteración, la especialista explica que “tiene una base genética importante, pero factores como la adversidad psicosocial y el consumo de alcohol o tabaco de la madre durante el embarazo aumentan el riesgo de presentarla”.

La doctora valora el proyecto aprobado en el Senado, pues considera que “el rol del colegio es hacer un manejo personalizado, no estigmatizar y ser flexible en el trato con un niño con déficit atencional. Ahora, los establecimientos educacionales deberán armar buenos equipos de psicólogos y educadores diferenciales para apoyar la labor de los profesores”.

En esa línea, la diputada Girardi reitera que “las familias nunca más serán obligadas a entregarles medicamentos a sus niños para que permanezcan en un establecimiento educacional”.