Columna Michael Boys: fútbol por celular

La Hora

Lunes 08 de abril de 2019

Muchos se sorprendieron la semana pasada cuando encendieron el televisor y buscaron, infructuosamente, el partido de Universidad Católica y Gremio por la Copa Libertadores en las señales tradicionales de cable. El partido no estaba en FOX Sports, ni en ESPN, ni en CDF, sino en Facebook Watch, el brazo de streaming en vivo de la popular red social.

A contar de este año y hasta 2022, Facebook se adjudicó un “paquete” de 27 partidos exclusivos del principal torneo de clubes de Sudamérica, los días jueves, más 19 partidos compartidos con otras señales entre martes y miércoles. Para verlos, solo se requiere tener una cuenta de la red social de Zuckerberg y acceso a internet, algo de lo que disponen unas 2.500 millones de personas en el mundo.

No es el primer paso de FB en el mundo de los derechos deportivos: ya habían obtenido la transmisión en vivo de partidos de La Liga, la Champions League y las grandes ligas estadounidenses de béisbol (MLB) y fútbol (MLS). Y eso que están en una fase “de prueba”, según declaró el año pasado Peter Hutton, ex líder de la tradicional cadena televisiva Eurosport y hoy a cargo de la adquisición de contenidos deportivos para Facebook.

Facebook no está solo: Youtube, Twitter, Amazon Prime y otros gigantes digitales han entrado de lleno en la transmisión en vivo de contenido deportivo, brindando una nueva alternativa de difusión a las organizaciones deportivas y poniendo otra piedra en la pesada mochila de la televisión tradicional, abierta y de pago.

Aun cuando el avance de estas plataformas está muy determinado por el acceso a y la calidad de internet, es innegable que la TV tradicional está obligada a adaptarse rápidamente o morir ante los gigantes digitales.

¿Y lo que viene? Que las mismas organizaciones administren sus propias OTT: “over-the-top television”, plataformas de streaming que no necesitan pasar por la televisión tradicional para llegar a los consumidores finales, como Netflix. La FIFA, la UEFA y la Fórmula Uno, entre otros, ya están trabajando en ellas.