Columna Cecilia Gutiérrez: pacto sagrado

La Hora

Jueves 25 de abril de 2019

En su recta final, “Pacto de Sangre” logró cautivar a la audiencia como lo hacían las primeras teleseries nocturnas y, de paso, se transformó en un salvavidas para el género en Canal 13.

Para nadie es una sorpresa que las áreas dramáticas de los canales atraviesan una crisis importante, sin embargo “Pacto de Sangre” ha permitido demostrar que las cosas todavía se pueden hacer bien, incluso nos ha sorprendido con actores cuyas interpretaciones han sido destacables. Ha sobresalido una valiosa camada joven, debutante en esta teleserie, mientras que Josefina Montané demostró una gran evolución actoral. Punto aparte merecen las interpretaciones de Néstor Cantillana, Loreto Aravena e Ignacia Baeza, quienes se han ganado un lugar entre los personajes de teleseries que se recuerdan con los años.

Por otra parte, si bien no es nuevo, este revival al género del thriller está tan bien logrado, que ha conseguido convertirse en una nueva historia de culto, sus personajes y trama son tema obligado en las redes sociales durante cada emisión. Fenómeno muy parecido al que antes había sucedido con “Secreto en el Jardín”, aunque en esta oportunidad el rating fue un mejor compañero.

“Pacto de Sangre” es realizada bajo la nueva modalidad de Canal 13, que decidió cerrar su área dramática y externalizar las producciones. Y su éxito, tiene un importante aval, ya que está bajo el alero de Pablo Ávila, el responsable durante años del éxito de las teleseries nocturnas de TVN.

Ojalá “Pacto de Sangre” sea un nuevo impulso para el género de las nocturnas, pues nos recuerda que cuando las historias son buenas y las actuaciones mejores, no se necesita nada más para triunfar.