Columna Catherine Rodríguez: el niño que está por nacer

La Hora

Lunes 15 de abril de 2019

Hace unas semanas se conmemoró el día del niño que está por nacer y como Secretaría Regional Ministerial de Desarrollo Social y Familia, queremos poner de relieve el deber que tenemos como Estado, y como sociedad, de poner a los niños primero desde el inicio de su desarrollo, desde antes de nacer.

No solo la primera infancia, sino también el desarrollo intrauterino de un niño o niña es esencial al momento de definir su futuro. Está demostrado que situaciones y eventos que ocurren durante el embarazo, como violencia, consumo de drogas y alcohol, y/o estrés parental, obstaculizan e incluso afectan irreparablemente el desarrollo de un niño, con consecuencias que lo acompañan toda su vida.

Por eso, una de las políticas públicas más relevantes creada en la última década, es el Chile Crece Contigo, que busca acompañar, proteger y apoyar integralmente, a todos los niños, niñas y sus familias, apoyando también a las comunidades donde se desarrollan, en un entorno amigable, inclusivo y acogedor.

Si queremos “nivelar la cancha” para que todos los niños tengan las mismas oportunidades, debemos preocuparnos desde que están en el vientre materno. Es por esto que desde el Chile Crece Contigo acompañamos y acogemos a las madres y padres, cuando se presenta un conflicto para asumir la maternidad, desde un enfoque de inclusión social, a través del desarrollo de su proyecto de vida que integre dimensiones personales, parentales y familiares. Así, podemos entregarles las herramientas para que puedan asumir su parentalidad de manera positiva y protectora.

Para nadie es fácil ser padre. Menos -como ocurre en un gran número de casos- ser papá y mamá a la vez. Por esto, el enfoque familiar del nuevo Ministerio de Desarrollo Social y Familia se traduce en que no basta con hacerse cargo de los niños, sino que debemos considerar que provienen de un núcleo al que hay que cuidar, entregar herramientas que les ayuden a ser cuidadores y factores protectores de los niños desde incluso antes de nacer.

Ni la mejor política pública va a ser capaz de sustituir lo que una familia puede entregar a un niño. El compromiso de nuestro Gobierno es trabajar sin cesar, para que ningún niño se quede atrás, contribuyendo a que todos tengan las mismas posibilidades de soñar y construir la vida que deseen.