Baja de los nacimientos es tendencia en la sociedad chilena

La Hora

Jueves 11 de abril de 2019

La postergación de la maternidad para privilegiar proyectos educativos, laborales y profesionales, explicarían la tendencia a la baja de los nacimientos registrados en el país.

Así lo revelaron ayer las cifras entregadas por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE), en cuanto a que en 2017 hubo 219.186 nacimientos, 12 mil 563 menos que en 2016, cuando se registraron más de 231 mil alumbramientos (ver recuadro). Esto corresponde a una baja de 5,4%.

De acuerdo con el INE, la disminución de los nacimientos en Chile corresponde a una tendencia que ha ido a la baja desde 2015.

Según el académico de la Escuela de Trabajo Social de la UTEM, Raynier Hernández, las mujeres están priorizando sus objetivos de estudio y trabajo por sobre la maternidad.

“Lo anterior sumado al coste de los hijos para las familias también explica este comportamiento demográfico”, señala a La Hora el investigador.

Sobre lo mismo, el director de Sociología de la U. Andrés Bello, sede Viña del Mar, Fernando Valenzuela, recuerda a La Hora que “Chile ha experimentado por décadas un descenso en el crecimiento poblacional, que ha sido acompañado por una disminución de la natalidad. Y el resultado de esto es el envejecimiento poblacional”.

En esa línea, el profesor Hernández coincide con Valenzuela y apunta que “la baja en la tasa de fecundidad también se explica desde la tendencia al envejecimiento poblacional de la sociedad chilena”.

Las cifras indican que el 72% de todos los nacimientos de 2017 fueron de mujeres de entre 20 y 34 años.

Matrimonios

Las cifras provisionales de Estadísticas Vitales del INE dejaron al descubierto que los matrimonios también disminuyeron -un 1,8%- y que las defunciones aumentaron un 2,2%, todo esto entre 2016 y 2017.

En 2016 hubo 62 mil 454 enlaces y en 2017, 61 mil 320, mientras que las 104 mil 26 defunciones registradas en 2016 subieron a más de 106 mil en 2017.

“La disminución de los matrimonios, entre otras causas, se debe a que la sociedad ha comenzado a entender que un enlace conyugal no es la única forma de unión para formar familia”, sentencia Raynier Hernández.