Atentos con el sol: Varios consejos para protegerse de las quemaduras

Juan Pablo Gutiérrez O.

Jueves 07 de febrero de 2019

Lograr y lucir un atractivo tono bronceado durante el verano puede ser un objetivo no muy fácil de conseguir, pues si la dosis diaria de sol pasa de la recomendada, la piel reacciona y comienza a mostrar ampollas debido a quemaduras por exposición a la radiación solar.

Los síntomas de la quemadura solar normalmente son temporales. No obstante, el daño a las células de la piel con frecuencia es acumulativo y permanente, pudiendo tener graves efectos a largo plazo incluyendo cáncer de piel y envejecimiento prematuro de ésta.

Cuando la piel empieza a ponerse dolorosa y roja, el daño está hecho. El dolor es peor entre las 6 y 48 horas posteriores a la exposición al sol.

Para el dermatólogo Raúl Charlin, “la aparición de ampollas denota una quemadura de segundo grado, lo que puede constituir un hecho de gravedad y/o dejar marcas permanentes”. Ante esta urgencia, aplicar abundante crema hidratante sobre la zona afectada y concurrir a un centro asistencial para ser atendido son la solución recomendada.

quemaduras300aEsperando que lo anterior no suceda, el especialista comparte con LaHora.cl algunos simples consejos de gran utilidad:

  • Evitar la exposición solar excesiva.
  • Usar filtro solar, con factor de protección superior a 30 y de marca confiable.
  • Reaplique filtro solar si el calor le hace sudar demasiado o tras refrescarse dentro del agua. Una sola aplicación al día no es suficiente protección, y vale retocarla cada vez que sea necesario para evitar quemaduras.
  • Aplicar filtro solar en toda la superficie de piel expuesta.
  • La radiación UV atraviesa las nubes en el cielo, por cuanto si el día está nublado, la protección solar también debe ser aplicada sobre la piel.

Piel de los niños

En el caso de los niños, el galeno comenta que su fina piel aún en desarrollo es muy susceptible de dañarse y quemarse por acción del sol. “Una quemadura solar en un niño es grave, y su exposición prolongada sin la debida protección puede traer consecuencias permanentes”, dice Charlin.

Para evitar estas situaciones, algunos consejos son:

  • Evitar exponer al sol a niños menores de 6 meses.
  • En niños mayores de 6 meses usar filtro solar específico para niños, cuya fórmula es distinta para adultos.
  • Usar vestimentas y accesorios que brinden protección a los rayos solares. Usar sombreros y poleras de manga larga, entre otras.
  • Para períodos de playa y/o piscina usar filtros con la clasificación “muy resistente al agua”, que aún así debe replicarse de forma regular.

Soluciones caseras

Si tras una larga exposición al sol la piel se enrojece, inflama y se siente ardor o dolor al palpar la zona afectada o por el roce con las vestimentas, la médico internista Selva Benavente recomienda algunas medidas que podrían aminorar las consecuencias de una quemadura solar.

  • Tomar agua, en abundante cantidad y de manera regular para fortalecer la hidratación de la piel y evitar consecuencias de la quemadura.
  • Baño con agua templada a fría para reducir la temperatura de la zona afectada. Evitar usar jabones o colonias refrescantes.
  • Tras algunas horas de detectado el enrojecimiento y ardor, aplicar gel de aloe vera dada sus propiedades calmantes y regeneradoras.
  • Aplicar rodajas de pepino sobre la zona afectada también ayuda pues su alto contenido de agua lo convierte en un hidratante natural. Además, posee cualidades antiinflamatorias que aliviarán la irritación.
  • El ácido láctico de la leche entera tiene propiedades antiinflamatorias. Se le puede aplicar con una gasa suave sobre el área afectada y dejar actuar por 30 minutos. Luego, enjuagar con agua fría.

Ambos facultativos coinciden en que si tras la exposición al sol se presenta un cuadro con sudoración, náuseas y/o fatiga, comprometiendo la conciencia; o si las quemaduras son muy profundas o extensas, se debe concurrir a un servicio de urgencia.