Pablo Galdames: “Me viene al fútbol argentino pensando en la Selección”

La Hora

Martes 29 de enero de 2019

Todavía no cumplía 10 años y Pablo Galdames Millán (22) ya vivía en Argentina por el trabajo de su padre, quien en 2003 llegó desde el fútbol mexicano para recalar en Racing primero y Quilmes después.

“Mi papá fue fundamental y creo que la decisión de venir al fútbol argentino pasó por ahí. Sabía que era un fútbol mucho más competitivo, que me haría crecer mucho y por eso quise venir acá. Mi papá me comentaba cómo era y es tal cual me decía”, comenta a La Hora sobre la influencia de Galdames papá en la decisión de jugar al otro lado de la cordillera.

Han pasado seis meses desde que Galdames dejó Unión Española para llegar a Vélez Sarfield. Su adaptación en la ciudad ha sido buena, como también la experiencia de vivir solo por primera vez. Reside en el barrio de Caballito, a unos 20 minutos de la Villa Olímpica del club, pero la soledad todavía no la siente ya que constantemente lo visitan sus amigos y familia.

“Ahora estoy con mi mamá, mi abuela y mi hermana por tres semanas, después vendrá mi polola. Al inicio vinieron mis amigos y posiblemente ahora a fines de febrero vengan otros amigos”, confesó el volante, quien es dirigido por Gabriel Heinze, histórico defensor argentino con pasos por el Real Madrid, Manchester United, PSG y Roma, entre otros.

– La experiencia de Gabriel Heinze debe ser fundamental para el crecimiento que estás teniendo como futbolista. ¿Cómo es él?

Estoy sorprendido por la calidad de cuerpo técnico, son un grupo que como jugador te exigen muchísimo, pero también te enseñan a ser mejores personas. Te exigen al máximo y lo único que te queda es ser muy profesional para poder estar a los ritmos de los entrenamientos, de cómo quiere jugar. Gabriel es muy parecido a Bielsa, hacemos hombre a hombre en todos los sectores de la cancha y la verdad he aprendido muchísimo con él, muchísimo.

– ¿Por ejemplo?

He mejorado físicamente, tácticamente, siento que soy un profesional mucho más completo que en Chile. Allá me cuidaba bastante, pero acá en Argentina me cuido el doble porque sino no se puede rendir con la exigencia que pide Gabriel.

– ¿Con qué te topaste en el fútbol argentino?

Es incréible cómo los argentinos viven el fútbol, al estadio que vas está lleno siempre. La gente en la calle cuando, se dan cuenta que eres futbolista, te da como prioridad.

– ¿Y cómo te recibieron en el camarín?

El grupo que hay en Vélez es muy bueno, me hice muy buenos amigos y Gabriel también se preocupa de que el grupo sea muy sano.

Sueños de selección

– Me imagino que esperas seguir sumando minutos para ganarte la titularidad.

A pesar de que he jugado pocos minutos, mi crecimiento en estos seis meses ha sido muy grande. He madurado mucho y he mejorado mucho futbolísticamente porque el mismo medio te lo exige. Los hinchas te exigen, tus mismos compañeros lo hacen. A pesar de tener una buena relación, todos quieren jugar y te lo hacen notar en los entrenamientos.

– ¿Cómo son?

Los entrenamientos de acá son casi como un partido. Se juegan la vida y eso me ha hecho crecer en todos los aspectos. Sabía que iba a tener otro roce, otra manera de ver el fútbol y creo que me ha servido en diferentes ámbitos

– ¿Siendo titular allá crees que tienes opciones en la Selección?

Obviamente me vine pensando en la Selección, en poder pelear un lugar. Primero tengo que ser titular acá y las nominaciones van a venir solas. Estoy mentalizado 100% en ganarme un puesto en Vélez, pero mirando de reojo que puede llegar el llamado a la Selección. Muy tranquilo peleando a full un puesto porque llegar a la Selección fue una de las razones por las que vine al fútbol argentino.