Consejos para mantener su piscina siempre fresca y funcional

Juan Pablo Gutiérrez O.

Martes 29 de enero de 2019

Un refrescante chapuzón en la piscina es una de las mejores formas de evadir las altas temperaturas que registra la ciudad durante las actuales olas de calor.

Y para que la experiencia sea de las mejores, Carolina Montebruno, gerente de Arquitectura de Grupo Gourmet -empresa dedicada a las mejoras de infraestructura en viviendas, tanto interiores como exteriores- comparte algunos consejos y simples medidas a tener en consideración para cuidar la alberca y mantenerla funcional.

Antes de la puesta en marcha de la piscina, revise lo siguiente:

  • Se deben comprobar el sistema de flujo y filtrado de agua. Limpiar los ductos y liberarlos de hojas secas u otros elementos que obstruyan el paso normal del vital elemento.
  • Efectuar un tratamiento con cloro y blanqueadores que eliminarán gérmenes, bacterias y partículas extrañas hasta que el agua está en buenas condiciones.piscinas300a
  • Aplicar un tratamiento desinfectante de cloro y alguicidas para evitar la acumulación de organismos que, dado su minúsculo tamaño, logran traspasar la barrera de los filtros, y comienzan a acumularse en las paredes interiores de la alberca.
  • Controlar el nivel de Ph del agua, el cual debe rondar entre 7,2 y 7,6 unidades. Con esta medida se asegura una piscina libre de algas y que la piel de los bañistas no sufrirá irritaciones.

Luego de esta partida, Montebruno enfatiza que hay que asumir ciertas labores rutinarias para la mantención de la piscina y lo cristalino de las aguas que contendrá:

  • La limpieza habitual es el mejor método de conservar la piscina en buen estado. Si es demasiada carga doméstica existen variedad de empresas contratistas que pueden hacerlo por usted.
  • Utilizar las dosis correctas de los productos químicos de limpieza que aplique en la piscina. Así junto con ahorrar en estos insumos, también se colabora con menos contaminación hacia el ambiente.
  • Realizar con regularidad un tratamiento preventivo antialgas que evite su desarrollo y posterior acumulación. Mantener a la vista el color cristalino del agua es importante.
  • Evitar limpiar la piscina cuando haga mucho calor. En cambio, programar las labores de limpieza muy temprano por la mañana o al atardecer tras las jorandas de chapoteos y entretenimiento acuático.

“Es muy importante considerar el mantenimiento de la piscina no solo como un tema estético. Un mantenimiento inadecuado puede acarrear problemas higiénicos no menores e incluso que afecten la salud de los bañistas que la utilizan”, dice la especialista.

Finalmente, Montebruno recomienda que un mantenimiento más exhaustivo de la piscina se puede programar hacia el mes de septiembre, tras concluido el invierno, “de tal manera que para cuando llegue la canícula del verano sólo se requerirán mantenciones menores”, concluye.