Columna Cecilia Gutiérrez: Viña 2019, el festival de la improvisación

La Hora

Jueves 31 de enero de 2019

Parece discutible hablar del Festival de Viña como el gran evento del verano. Este año es la fiel demostración de aquello. Su parrilla se cerró a menos de un mes de su inicio, con artistas repetidos y con un número anglo (Backstreet Boys) que no viene en el peak de su carrera. Ningún artista de primera línea cerraría contrato con tan poca anticipación.

Del resto de los cantantes que estarán en la Quinta Vergara, todos los números centrales ya han estado ahí: Marc Anthony, Raphael, Marco Antonio Solis y Yuri. A ellos, se suman los éxitos del año Becky G, Bad Bunny y Sebatián Yatra, que son los interpretes juveniles de moda, pero aún sin trayectoria.

Punto aparte son los animadores. Su designación responde más a la negociación de sus respectivos canales que a la elección de figuras que realcen la envergadura del festival, dado que no se diferencian de otros certámenes emergentes de menor escala (Talca, Olmué, Las Condes). Tanto Godoy como Cárcamo tienen carreras y méritos para estar sobre el escenario, aunque no hay que olvidar que en el caso de María Luisa, no fue la primera opción de TVN. A pesar de esto, no tengo dudas que dado el oficio de ambos, cumplirán correctamente la conducción del festival.

El tema de fondo, es que deberíamos volver a plantearnos una antigua pero muy vigente discusión: ¿por qué no acortar el festival a tres días de calidad y no tratar de rellenar cinco?. Una cosa es que la Municipalidad quiera sacar los máximos réditos económicos posibles, pero esto le está costando ceder terreno frente a otros certámenes de verano que le están amenazando su trono como el Festival de los festivales.