Samsung Galaxy Watch: seguimos pavimentando el camino

La Hora

Lunes 03 de diciembre de 2018

Los relojes hoy en día son mucho más que un accesorio. Son una extensión del teléfono, nos notifican de mensajes y llamados, monitorean nuestra salud, crean recordatorios de forma mucho más rápida, etc. Esta semana pude revisar el Samsung Galaxy Watch, reloj que fue lanzado hace muy poco por la marca surcoreana, y que ha tenido muy buenas criticas de los usuarios.

Quiero partir diciendo que vengo la generación Samsung Gear S3 Frontier, por lo tanto, conozco desde antes los wereables de Samsung y cómo han mejorado con el tiempo. El Watch, que cambió de nombre porque debería haber sido S4, cuenta con una gran pantalla redonda (a diferencia de sus competidores), facilitando el desplazamiento en su interior, con un sistema operativo sencillo y súper amigable. Seguimos manteniendo el borde giratorio de la generación anterior, que te permite desplazarte más rápido. Debo reconocer que sus diferencias de diseño me atraen bastante, ya que lo hace más interesante de analizar.

La duración de la batería en la versión de 46 mm (que es el que yo probé, pero también hay otro de 42mm) es aproximadamente entre 5 o 6 días, pero según las especificaciones, el modelo de 42mm alcanza hasta los cuatro de carga. Esto es para mi por lejos el punto más importante de este nuevo modelo, porque tener un dispositivo más que cargar todas las noches, se vuelve un cacho. Además, si queremos tener mediciones del sueño, es ideal dormir con el smartwatch en la muñeca y eso significa consumo de batería constante, aunque durante la noche es bastante bajo. La data que te entrega tiene que ver con la calidad del sueño, cuan profundo es y si realmente descansas, algo que en mi caso fue súper frustrante porque realmente descanso casi 4 horas diarias según los datos del dispositivo. Sin embargo, la idea de tener esta información es poder hacer algunos cambios para mejorar las condiciones e higiene del sueño.

La pantalla es super AMOLED con 1.3 pulgadas y resolución de 360×360 con excelente brillo, destacando su condición de adaptarse perfecto en interiores y exteriores. En cuanto al material, la resistencia y protección del vidrio Gorilla DX+ de Corning son propiedades que no pasan desapercibidas y se convierten en un gran plus adicional.

En cuanto al entrenamiento, ahora tiene casi 40 alternativas para poder entrenar, detectando automáticamente 6 ejercicios básicos como andar en bicicleta, correr, etc. Además cuenta con la clásica alerta para que te mueva, tratando de promover la vida sana y ejercicios por lo menos una vez al día. El sensor de frecuencia cardíaca también anda bien y es bastante asertivo.

Otros temas que Samsung está trabajando son el estrés y el sueño, dos problemas que me afectan a diario por lo que pude sacarle provecho. El primero está, a mi juicio, todavía en marcha blanca. Su sistema va mejorando, logrando medir como va tu grado de frustración en el día. Se supone que te avisa cuando llegas a un extremo, algo que en mi caso no pasó. Aunque creo que es muy buena idea de poder incorporar este tipo de análisis para los que vivimos corriendo.

Como resumen, me parece que seguimos avanzando en crear mejores dispositivos, que se adelantan a las necesidades de los usuarios. El dispositivo avanza rápido en este camino, con funciones que no sólo cuidan tu salud sino que logran detectar irregularidades en tu rutina y, a medida que vaya mejorando el sistema, estará cada vez más conectado a los usuarios. La pantalla es muy potente y mantiene unos colores increíbles aún estando expuesta al sol. La batería es lejos el mejor ítem por su durabilidad extrema. Un reloj recomendado, ¡sin dudas!

Por Nicolás Symmes, Emprendedor y Experto en Tecnología. A través de las diversas plataformas de redes sociales, Nicolás está constantemente ayudando a todo quien necesite un apoyo para tener la mejor tecnología.