¿Cómo manejar el cambio de hábitos en los niños en vacaciones?

La Hora

Miércoles 26 de diciembre de 2018

La llegada de las vacaciones implica un enorme cambio en los hábitos diarios de los niños, como la alteración de horarios de sueño y comida o el aumento de las actividades al aire libre, que suman varias horas de relajo a su diario vivir.

Y si bien todos merecen este descanso, es importante estar atentos para que estos cambios en la rutina no terminen afectando a los pequeños, como lo puede ser el aumento en las horas dedicadas a videojuegos.

“Los menores que se dedican a los videojuegos usualmente pierden la noción del tiempo y es ahí donde los cuidadores principales deben continuar con las normas, porque estar de vacaciones no significa dejar de lado los hábitos saludables”, comenta Romina Zúñiga, académica de la carrera de Enfermería de la U. San Sebastián.

En ese sentido, es importante el horario de las comidas, puesto que si se alteran, aumenta las probabilidades de excederse en las cantidades y tipos de alimentos. También hay que fijarse en los tipos de alimentos, evitando exceso de golosinas chocolates, bebidas y jugos azucarados, y en general todo lo que contenga sellos negros de advertencia.

“La mejor forma de evitar que los niños los consuman es no tenerlos en la casa. Por el contrario, lo que se debe promover es el consumo de frutas, verduras y proteínas”, señala Zúñiga.

Otro punto importante es la hidratación: “Si bien los niños no son muy amigos del agua, se pueden utilizar estrategias para promover la ingesta, por ejemplo: no tener otras alternativas de bebestibles en el hogar, como bebidas o jugos, quedando como única opción tomar agua”.

Finalmente, recalca que hay que protegerlos de los rayos UV en la piscina. “Aparte de la aplicación de bloqueador cada 2 horas, se debe mantener una hidratación adecuada (idealmente 1,5 a 2 litros de agua) y evitar salir entre las 12 y 16 hrs.”, concluye la especialista.