Cómo enfrentar el calor nocturno para dormir mejor

Juan Pablo Gutiérrez O.

Lunes 24 de diciembre de 2018

Darnos vueltas y vueltas sobre la cama, intentando dormir durante una calurosa noche es una escena que se repite en muchos hogares por estos días, dado el pronóstico de altas temperaturas que bordearán los 35º diurnos, y unos 23º a la hora que Morfeo nos llama al descanso nocturno.

Y es que un mal dormir puede traer serias complicaciones para la salud, tales como: irritabilidad, menor capacidad de concentración, aumento de la ansiosos, menor rendimiento físico, problemas a la hora de procesar la glucosa y disminución de la temperatura corporal basal.

dormirverano300Pablo Guzmán, director médico y neurólogo de Clínica Somno, señala que la temperatura ambiental ideal para dormir de noche está entre los 18º y 20º, “pero el exceso de calor nos puede provocar molestias como sudoración, picazón en la piel y sofoco, para lo cual hay cambios en la rutina y pautas para el dormitorio que pueden ayudarnos a mejorar el dormir nocturno”.

Ante la actual alza de temperatura pronosticada para estos días de festividades, algunos consejos del especialista son:

  1. Evitar las comidas nocturnas pesadas. Es recomendable optar por una cena ligera y evitar la ingesta de alcohol, ya que inducen un sueño menos profundo, el que se verá incrementado con el calor.
  2. Hidratarse con agua fresca, no helada. Con más calor, más agua se toma y más se va al baño. Trate de tomar agua por última vez unas dos horas antes de dormir para evitar despertar de noche e ir al baño.
  3. Use un aparato de ventilación o aire acondicionado. Si cuenta con un aparato de aire acondicionado, mantenerlo a una temperatura cercana a los 22 grados ya que ese frío puede producir problemas como sequedad de mucosas, alergia y tos. En caso de tener un ventilador en la habitación, oriéntelo hacia arriba para producir un ambiente templado parejo.
  4. Utilizar telas livianas. El algodón permite absorber la sudoración y es el mejor material para sus pijamas en verano. Además, no es aconsejable dormir completamente destapado, porque en la madrugada la temperatura ambiente y corporal bajan pudiendo pasar frío, lo que saca a la persona del sueño profundo.
  5. Ducha tibia, no fría. Aunque la tentación sea mucha y el calor también, evite darse una ducha fría, pero sí hágalo con agua tibia. Con esto el cuerpo asimila la temperatura templada a un buen descanso, y el cambio de temperatura al salir del baño es un excelente inductor natural del sueño.