¿Quieres vender tu casa? Consejos para convencer al comprador

Juan Pablo Gutiérrez O.

Jueves 20 de diciembre de 2018

El precio de una propiedad es tan fundamental como su estado de limpieza, orden y buen mantenimiento para el momento de su venta. Ello denotará en los potenciales compradores que existe buena preocupación por el bien raíz y presume que su dueño lo ha cuidado como una inversión hasta el momento que decide deshacerse de él.

Francisco Ackermann, gerente comercial de Capitalizarme.com, comenta que las principales razones por las que un posible comprador de un bien inmueble rechaza continuar con su compra, tiene relación con que la información entregada previa a la visita tiene discordancias con la realidad. “Eso, sin duda, genera desconfianza inmediata y da la sensación de que ‘algo más debe estar malo’, por lo que las compras caen”.

Precio ofertado

vendecasa300aA su vez, cuando el esfuerzo por vender una propiedad se prolonga por mucho tiempo, es posible que el precio ofertado no calce con el que rigen en la zona donde se ubica el inmueble, o que su valor agregado no se está transmitiendo adecuadamente a los compradores.

“Para fijar el precio -dice Ackermann-  hay que fijarse en los valores del sector. Uno no puede quedarse fuera de los rangos, a menos que la propiedad tenga algo muy diferente o de sobrevalor que amerite un precio mayor”. Conectividad con locomoción colectiva o estaciones de metro cercanas, áreas de servicios, stripcenters, establecimientos educacionales y de salud ayudan a mejorar la plusvalía de los inmuebles; así como también la proximidad a parques, plazas y áreas públicas de esparcimiento.

Los consejos

Francisco Ackermann, gerente comercial de Capitalizarme.com.
Francisco Ackermann, gerente comercial de Capitalizarme.com.

El especialista también comparte su experiencia en ventas de propiedades con cinco consejos que facilitarán el trámite:

  • Reparaciones sin terminar. Es imprescindible que el propietario efectúe todas las reparaciones posibles antes de poner en venta la propiedad. Si el comprador nota las deficiencias, puede pensar que hay más de alguna oculta y, por ende, una escasa preocupación por la buena condición del inmueble.
  • Desorden. Desocupar cada rincón de la propiedad es prioritario. Los compradores son habituales revisores de todos los espacios de una propiedad, en particular interior de closets y muebles de cocina, baños, loggias y espacios para artículos de aseo o lavandería; donde comúnmente se dejan olvidados objetos y desechos. Hay que darse el tiempo para desocupar y ordenar esos espacios en pos de una mejor impresión de venta.
  • Olores. Las pestilencias ahuyentan a los compradores. Basura acumulada, olor a cigarrillo, comida descompuesta, alfombras con humedad acumulada, el hedor del moho en baños y hasta el olor a mascotas dan de inmediato una pésima impresión al comprador del real cuidado que el propietario ha dado en su inmueble. Cambiar o retirar cortinas, persianas y alfombras, además de mantener un ambiente ventilado, son la mejor opción.
  • Mascotas. Pese a que cada día son más las personas que tienen mascotas, se debe considerar que hay gente alérgica al pelo de estos animales, o simplemente no gustan de tener este tipo de compañía en su hogar. Si el objetivo es vender la propiedad, valdrá entonces dejar al “regalón” en otro lugar mientras se exhibe el inmueble a los posibles compradores.
  • Objetos personales. En ocasiones, los compradores interesados prefieren ver la propiedad sin la presión del propietario, y también a veces, aún con los muebles instalados para tener una idea espacial de lo que pueda caber. Para no distraer la visita de los compradores se recomienda retirar fotos familiares y objetos personales que aludan a los habitantes de la casa en venta.

De acuerdo a datos del último censo 2017, la cantidad de viviendas habitadas tipo casa y departamentos en el país es de 6 millones 305 mil 790 unidades, correspondiendo al 97,21% del total nacional.