Columna Alejandra Valle: más espíritu navideño

La Hora

Viernes 21 de diciembre de 2018

Amo la Navidad. Me recuerda tanto a mis abuelos, sus caricias, sus sorpresas, su búsqueda para poner un toque de magia a nuestras vidas. Así que cada año decoramos la casa y yo, para recordar a mis ancestros, pongo juguetitos pequeños, incluso algunos que me heredó en vida mi abuela y que fueron comprados a mi mamá y mis tíos en los años 50. Un tesoro.

Sin embargo, a pesar de los adornos y las luces, este año me ha costado encontrar el espíritu navideño.

Un hombre golpea fuerte el auto de un mujer que sin querer lo topa por atrás. En vez de bajarse para buscar una solución, golpea el auto. Luego no la deja pasar y vuelve a frenar bruscamente para que la mujer lo choque nuevamente. En esta ocasión, se baja y arremete con más fuerza, golpeando el capó y rompe el espejo del lado izquierdo. No le importaron la angustia de la mujer ni tampoco los gritos de su hija que asustada, gemía en el asiento trasero. La voz de la niña en el video me angustia, me duele la guata, me caen las lágrimas.

Lo mismo me pasa con los videos de Camilo Catrillanca, con la constatación de que un brazo importante del Estado nos miente descaradamente, nunca hubo enfrentamiento, al comunero mapuche lo asesinaron, lo arrastraron por el suelo, ocultaron pruebas y lo criminalizaron. Luego el mismo gobierno que predicaba que”los niños primero” no le creyó a un joven que tras ver cómo su amigo moría por un disparo en su espalda, fue esposado, detenido, vulnerado en su dignidad y derechos. Es triste. Y es más triste aún leer en redes sociales a personas que lo siguen tratando como delincuente por el solo hecho de pertenecer a una de nuestras etnias originarias, de la que seguramente todos nosotros tenemos sangre, aunque a muchos parece que les avergüenza decirlo en vez de sentirse orgullosos.

Necesito magia, un poco de luz en estos días. El mundo está revolucionado, polarizado, lleno de rabia y energías negativas. Abuelita, abuelito, ¿qué tal si nos mandan un poco de espíritu navideño?