Atentos, la obesidad afecta al 30% de los animales de compañía

La Hora

Miércoles 05 de diciembre de 2018

Los casos de obesidad en humanos, así como en las mascotas de compañía se incrementan de manera exorbitante. Según informes del último Foro Sobre el Futuro del Animal de Compañía dado a conocer en París, en la conmemoración de sus 50 años.

En los últimos años las estadísticas -de Royal Canin- indican que la obesidad está afectando aproximadamente al 30% de los perros y gatos de compañía del mundo. El motivo es que el sedentarismo y el consumo de comida poco saludable en el estilo de vida del dueño también se reflejan y van afectando progresivamente a la mascota.

Para los perros y gatos la obesidad es una grave enfermedad que va dañando poco a poco los órganos del cuerpo y acorta el tiempo de vida. Los riesgos son numerosos y van desde problemas articulares, problemas óseos irreversibles, diabetes, enfermedades renales, hepáticas e incluso incrementa el riesgo de tumores en las mamas de las hembras.

RAZAS AFECTADAS

Algunas de las razas más sonadas dentro del Foro de Royal Canin que se ven afectadas por esta enfermedad, son el Yorkshire, la más destacada pues ha mermado su esperanza de vida en un 15%, seguida por el Chihuahua y el Beagle. La edad de la mascota, el sexo y la condición de castración o esterilización son características que incrementan la posibilidad de que la mascota caiga en un posible estado de obesidad.

ERRORES

Siempre se debe estar atento a los principales errores en la alimentación de la mascota que comente el dueño sin darse cuenta. Carolina Figueroa, médico veterinaria de Royal Canin comenta que “uno de los principales es el no reconocer que los animales también pueden tener sobrepeso y por ende se les ofrece más comida de la necesaria para su tamaño y raza. A esto se le suma el nivel de sedentarismo y falta de ejercicio en la rutina diaria”.

Además de todos esos puntos otra reacción que podemos notar al contar con una alimentación desequilibrada es la perdida de pelo, mal aspecto o poco brillo, señales claves que indican que algún nutriente está faltando en su dieta diaria. Figueroa comenta que “existen diversas opciones a la hora de dar de comer a perros y gatos, como comidas comercialmente preparadas, platos cocinados por los propios dueños y hasta dietas de alimentación cruda”.

Si bien existen dietas alternativas, como la de cocinar en casa el alimento, esta no se recomienda, ya que es difícil lograr la alimentación sea balanceada.

Sobre la dieta BARF o ACBA (Alimentos Crudos Biológicamente Apropiados), lamentablemente no hay evidencia científica que respalde sus ventajas.