Aprenda a administrar sus primeros sueldos

La Hora

Viernes 21 de diciembre de 2018

Ahora que parten los trabajos de temporada y las prácticas laborales, muchas personas, principalmente jóvenes, recibirán su primer sueldo, el cual hay que aprender a administrarlo desde el comienzo.

“Ser planificado no significa olvidarse de las salidas a comer o ir de compras. Al contrario, manejar el dinero con orden permite darse espacio para ciertos gustos y escapadas que no perjudican el bolsillo”, señala a La Hora Paola Alvano, gerente de Asuntos Corporativos y Sostenibilidad de BCI.

La ejecutiva recalca que el primer sueldo “no hay que gastarlo en caprichos ni en cosas que no se necesitan porque tarde o temprano se tendrán que costear gastos”.

Para iniciar su vida financiera, revise a continuación los tips para administrar correctamente sus primeros sueldos.

  • Lista de gastos: Cuando se comienza a recibir un sueldo fijo, también se asumen nuevas responsabilidades económicas como cubrir  los gastos hogareños, comprar un auto, pagar estudios o independizarse. Para todo lo anterior hay que planificarse y hacer una lista que considere punto a punto todo lo que se debes pagar de manera mensual. Una vez hecho eso, se puede disponer del dinero restante.
  • Ahorrar: Nunca es demasiado pronto para empezar a ahorrar. Sobre todo, si se trata de crear un hábito. Se debe aprender a fijar objetivos y a no gastar el dinero sin límites ni conciencia. Hay muchas metas que se pueden considerar en esta etapa: un posgrado, un viaje o incluso la vejez.
  • No endeudarse: Uno de los principales errores de quienes inician su vida financiera es tentarse con cosas a las que antes no podían acceder, pero antes de asumir grandes gastos lo primero es tener claro que se pueden pagar.  Si se pide un crédito, hay que estar seguro de que se podrá pagar. También hay que considerar que pueden surgir otros gastos urgentes en el camino que también  se tendrán que pagar.
  • Fondo de emergencia: Ante cualquier imprevisto, lo ideal es contar con un fondo de emergencia que permita enfrentar cualquier problema con comodidad. De esta manera, no se tocan los ahorros ni se genera un terremoto en las finanzas personales.