Papelón: "Final de la vergüenza" podría jugarse en Abu Dabi

La Hora

Lunes 26 de noviembre de 2018

Lo que pasó este fin de semana en Argentina fue una vergüenza. Cuando todo estaba listo para presenciar la “final del mundo” entre River Plate y Boca Juniors por la Copa Libertadores, el vandalismo pudo más, el partido no se pudo jugar el sábado ni el domingo, y ahora la Conmebol no sabe que hacer con la definición.

Tras la primera suspensión, se acordó que el encuentro se disputaría ayer desde las 17 horas, pero el reclamo de Boca Juniors, quien argumentó estar en “desventaja deportiva” por la agresión sufrida por Pablo Pérez, fue oído por el presidente del ente rector del fútbol sudamericano, Alejandro Domínguez, quien pasadas las 14 horas, informó que el duelo no se disputaría.

“No están las condiciones para que se juegue la final”, comentó el paraguayo, quien de paso citó a los presidentes de River Plate, Rodolfo D’Onofrio, y de Boca Juniors, Daniel Angelici, a una reunión extraordinaria para el martes en Asunción, donde se definirá qué se hace con el duelo.

¿Cuándo se podría jugar? Esta semana es imposible. En Buenos Aires se realizará la cumbre de los G-20, y las autoridades de gobierno ya descartaron cualquier tipo de opción. En este escenario, lo más lógico sería fijar el River-Boca para el fin de semana del 8 y 9 de diciembre, 10 días antes del arranque del Mundial de Clubes en los Emiratos Árabes.

Justamente en este punto surgió una nueva posibilidad. La Conmebol, respaldada por la FIFA, podría fijar la final en Abu Dabi, para que en ese mismo escenario el campeón continental enfrente la semi del campeonato.

Obviamente esta opción no le gusta a nadie en River Plate, y así lo expresó el presidente D’Onofrio. “La final se jugará en nuestra cancha, y con nuestra gente”, lanzó

Por su parte el mandamás boquense, intentará pelear ante la Conmebol una resolución disciplinaria, y ganar por secretaría.