Nicolás Jarry, la cara del despegue del tenis nacional

La Hora

Viernes 23 de noviembre de 2018

Tras su exitoso 2018, donde brilló venciendo a tenistas top ten, el chileno se instaló entre los mejores 40 exponentes del mundo.

El 2018 quedará marcado como el año en que el tenis chileno volvió a instalarse en el grupo de avanzada del circuito ATP, reviviendo las fanáticas jornadas frente al televisor siguiendo las exitosas campañas de Marcelo Ríos, Fernando González y Nicolás Massú.

Y el estandarte de ese fenómeno es Nicolás Jarry, el número uno chileno que lideró el despegue de la camada nacional, que tras años de incertidumbe y cifras rojas, volvió a tener a uno de los suyos haciéndose un nombre y batallando palmo a palmo ante los mejores del orbe.

El “Príncipe” comenzó la temporada 113° en el ránking ATP, tras campañas irregulares en los torneos categorías challengers. Pero en la pasada por Brasil dio el gran salto, cuando en febrero llegó a semifinales y la final, en los ATP de Río y Sao Paulo, respectivamente.

jarry300De ahí en más, su carrera fue en ascenso total, subió más de 50 puestos en el escalafón mundial, y se dio el lujo de vencer a tenistas top ten como Dominic Thiem (8°)y Marin Cilic (7°).

Por lo mismo, en su entorno destacan su poderío tenístico y su influencia para los demás tenistas nacionales con la meta de instalar nuevamente a Chile en lo alto. “Ha sido un año bueno para él y para el tenis chileno. Él es una persona dedicada 100% a esto”, relata Jaime Fillol, ex tenista nacional y abuelo de “Nico”.

Pero lo que más llama la atención, es que en poco tiempo, Jarry arremetió como figura del tenis chileno y ahora tiene como gran tarea consolidarse en el grupo de avanzada. “De chico estaba siempre interesado por el deporte y practicó tenis por distracción, pero recién a los 17 años se especializó para lograr lo que ha obtenido ahora”, comenta el ex tenista.

“Para 2019 debe, por lo menos, repetir lo que hizo, pero lo va a encarar bien. Ha demostrado que puede ganarle a grandes jugadores”, cerró su abuelo e impulsor de su carrera, destacando al ahora número 39° del mundo, como la cara del despegue del tenis chileno.