Cómo detectar y evitar la diabetes

De acuerdo a la Encuesta Nacional de Salud 2016 – 2017, un 12,3% de la población nacional sufre de Diabetes Mellitus, una enfermedad crónica del metabolismo humano en la que se produce un exceso de glucosa o azúcar en la sangre y en la orina; provocado por la carencia de la hormona insulina o a una deficiencia de su acción en el torrente sanguíneo.

Un 12,3% de la población chilena sufre de diabetes mellitus.
Un 12,3% de la población chilena sufre de diabetes mellitus.

Factor de lo anterior es el creciente aumento de la obesidad en la población chilena, que en el año 2010 se presentaba en el 23% de la población, y actualmente afecta al 34,4% de los connacionales mayores de 15 años. Por su parte, el sedentarismo y las rutinas diarias carentes de actividad física regular, realidad para cerca del 90% de los chilenos, también aportan a incrementar el riesgo de desarrollar diabetes.

En términos globales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) sindica que esta enfermedad afecta a unos 422 millones de personas adultas en el mundo -cerca del 8,5% de la población planetaria-, y posiciona a Chile en el sexto lugar de prevalencia entre los 35 países que componen la OCDE, Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos.

Por todo lo anterior, hoy 14 de noviembre, en el Día Mundial de la Diabetes compartimos los consejos de expertos en la materia para hacerle frente a este mal.

Cómo sospechar la Diabetes

La doctora Carmen Lía Solís, directora médica de la Asociación de Diabéticos de Chile explica que todos los síntomas se producen fundamentalmente por un desequilibrio de los niveles de azúcar en la sangre y la calidad de la insulina que nuestro propio cuerpo produce. Si en los últimos 30 días has experimentado alguno de estos síntomas es conveniente que agendes una visita a tu médico para descartar o confirmar un diagnóstico de diabetes:

El sitio web de la ADICH, Asociación de Diabéticos de Chile.
El sitio web de la ADICH, Asociación de Diabéticos de Chile.
  • Orinar con frecuencia: Cuando los niveles de azúcar en sangre están elevados, el cuerpo elimina este exceso por medio de los riñones, a través de la orina.
  • Sed excesiva: Producto de lo anterior, el cuerpo se deshidrata y para ello necesita compensar exigiendo a la persona a beber líquido para reponer su carencia.
  • Aumento del apetito: Al tener una insulina que funciona insuficientemente, el cuerpo no puede ingresar la glucosa a las células para realizar el metabolismo de ella. Así, el cerebro interpreta que necesita más energía y aumenta la sensación de apetito para ingresar más alimentos al cuerpo y así obtener más glucosa circulante en sangre.
  • Pérdida de peso: El cuerpo, en su intento por eliminar el exceso de azúcar, expulsa más cantidad de la necesaria y se queda sin ‘stock’. De esta manera, recurre a la grasa corporal acumulada para obtenerla, produciendo una rápida pérdida de peso.
  • Sensación de hormigueo o entumecimiento en las manos y en los pies: Una diabetes no diagnosticada ni controlada puede provocar alteraciones y lesiones en los nervios que se manifiestan con hormigueo y entumecimiento de las extremidades.

Estos síntomas son inequívocos de la diabetes. No necesariamente deben sentirse todos al mismo tiempo, pero si alguno acontece de forma espontánea y sin explicación aparente es presumible la sospecha de la enfermedad. Ante la manifestación de alguno de ellos, agende visita con su médico y sométase a los exámenes sanguíneos de rigor para verificar la existencia de diabetes.

Consejos ante la diabetes

La doctora Sandra Ferone, diabetóloga y nutrióloga.
La doctora Sandra Ferone, diabetóloga y nutrióloga.

Por su parte, la doctora Sandra Ferone, diabetóloga y nutrióloga de Vidaintegra, comparte seis consejos claves para evitar la aparición de la diabetes en los pacientes de riesgo:

  1. Lograr un peso saludable: El control del peso es fundamental para la prevención de la diabetes. El exceso de peso hace que al cuerpo le resulte más difícil utilizar la insulina adecuadamente. Por ello, si tienes sobrepeso u obesidad, consulta con tu médico cómo bajar los kilos demás y mantenerte con un peso adecuado.
  2. Alimentación equilibrada: La dieta mediterránea es la más recomendada y consta de consumo de alimentos frescos, mínimamente procesados; abundante ingesta de frutas y verduras; consumir cereales integrales (pan, pastas, arroz); legumbres, semillas y frutos secos, productos lácteos, huevos, pescados y aves y, en poca cantidad, carnes rojas.
  3. Ejercicio físico regular: El deporte y la actividad física son complementos obligatorios a la dieta nutricional. Ayuda a bajar de peso, reduce la resistencia a la insulina y aumenta la sensibilidad a ella. Treinta minutos diarios de actividad física moderada y constante es muy recomendable.
  4. Consumo “social” de alcohol: Si bien un par de copas de vino tinto pueden ser beneficiosas e incluso disminuir el riesgo de diabetes, un exceso en la ingesta de alcohol puede provocar una inflamación crónica en el páncreas (pancreatitis), afectando la capacidad para secretar insulina y, en última instancia, causar diabetes.
  5. Nada de tabaco: El consumo de tabaco puede aumentar el nivel de azúcar en sangre y crear resistencia a la insulina. Cuanto más fumas, mayor es el riesgo de diabetes. Las personas que fuman más de 20 cigarrillos por día tienen casi el doble de riesgo de presentar esta patología en comparación con quienes no fuman.
  6. Dormir bien y cuando corresponde: Diversas estudios demuestran que dormir poco o a deshoras hace que el organismo tenga dificultades para controlar los niveles de azúcar en sangre, aumentando el riesgo de padecer diabetes tipo 2 u obesidad. Por eso, duerme de noche lo suficiente para amanecer repuesto.

El Día Mundial de la Diabetes fue introducido por la Federación Internacional de Diabetes (FID),  y la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1991, ante el preocupante aumento en la incidencia de la diabetes alrededor del mundo.

Desde entonces se celebra cada 14 de noviembre en conmemoración del aniversario en que los médicos e investigadores canadienses Frederick Banting y Charles Best concibieron la idea que les conduciría al descubrimiento de la insulina, en octubre de 1921; y posteriormente recibir el Premio Nobel de Fisiología y Medicina en 1923.