Término del vínculo por AUC: cuando muere la flor

La Hora

Viernes 16 de noviembre de 2018

La larga lucha que dieron diferentes organizaciones sociales y movimientos por la igualdad de derechos en la promoción de la vida en pareja entre personas que deseaban permanecer juntas por el vínculo afectivo y no tuteladas por normativas legales, tuvo su luz el 22 de octubre de 2015 cuando comenzó a regir en Chile el Acuerdo de Unión Civil (AUC).

La transversalidad del vínculo contraído vía AUC es uno de sus aspectos más notorios y diferenciadores respecto del matrimonio civil.
La transversalidad del vínculo contraído vía AUC es uno de sus aspectos más notorios y diferenciadores respecto del matrimonio civil.

El AUC es un contrato que pueden celebrar las parejas que hacen una vida común, a través del cual el Estado reconoce su nuevo estado civil y regula ante la ley diversos aspectos familiares, patrimoniales y de derechos de salud, laborales y previsionales de su relación. Su carácter transversal le permite que pueda ser aplicable tanto a parejas del mismo sexo como de distinto sexo, constituyéndose como un estatuto integrador y protector.

Según estadísticas del Registro Civil, tras el inicio del AUC  un 78% de las personas que lo han suscrito son heterosexuales, y un 22% son parejas del mismo sexo.

Y si bien, aquel fue un día feliz para unos, también hay un día infeliz para otros; cuando el lazo afectivo deja de tener la misma intensidad y la relación entre dos personas que vivían en pareja queda irremediablemente rota.

Cónyuge y conviviente civil

El Matrimonio Civil y el Acuerdo de Unión Civil (AUC) poseen muchas semejanzas, entre las cuales se cuentan las siguientes:

  • En materia de sucesoría, los convivientes civiles (estado civil reconocido por el Estado) tienen los mismos derechos que aquel cónyuge sobreviviente.
  • En relación con los derechos y deberes de los convivientes civiles, están obligados a prestarse ayuda mutua al igual que los cónyuges y a solventar los gastos que se van generando por la vida común, considerando su capacidad económica y el régimen patrimonial que ellos pactaron.
  • En efectos previsionales, el conviviente civil puede ser carga del otro y también tiene derecho a recibir una pensión de sobrevivencia o viudez siempre que el AUC se haya celebrado al menos un año antes que falleciera el conviviente, o tres años si es que el conviviente ya recibía este beneficio.

En contraparte de estas similitudes, ambas instituciones muestran grandes diferencias cuando se trata de terminar el vínculo legal entre las partes de la pareja. Para el caso de los cónyuges termina por muerte o sentencia de divorcio, de acuerdo a la Ley 19.947, artículo 42; pero en el caso de los convivientes civiles, basta la voluntad unilateral de uno de ellos sin mediar la aprobación de ningún juez de familia.

Según la abogada María Teresa Rubio, “dentro de las causales del Artículo 26 de la Ley 20.830, está contemplado que por la voluntad unilateral de uno de los convivientes puede terminar el acuerdo. Para el caso, deberá constar dicha voluntad en una Escritura Pública o en un Acta que se otorgue ante un oficial del Registro Civil”. Si este trámite no es notificado en un plazo de 20 días hábiles, “aquel conviviente que no lo haga se hace responsable de los perjuicios que al otro conviviente le puede generar por haber ignorado que el AUC terminó”.

Independiente de la legislaciones y normativas que imperen en una sociedad, cuando el amor se acaba, se acaba nomás.
Independiente de la legislaciones y normativas que imperen en una sociedad, cuando el amor se acaba, se acaba nomás.

En relación a las compensaciones económicas que pueden recibir los convivientes civiles en caso de término del vínculo legal, la televisiva abogada Macarena Venegas comenta que estos tienen derecho a solicitarla. “Si uno de los convivientes civiles ha experimentado un desequilibrio económico por haberse dedicado al cuidado de los hijos, o a las labores del hogar común, o bien no puedo desarrollar una actividad remunerada o lo hizo en menor medida de lo que quería o podía, procedería una compensación económica, al igual como sucede con los cónyuges”, indica Venegas.

Paso a paso para finiquitar un AUC

Otros aspectos a considerar, según Venegas, es conocer a cabalidad el procedimiento para terminar el vínculo legal de la pareja unida vía AUC. Al respecto, recuerda la normativa vigente que para ello indica:

  1. Concurrir ante una Notaría con el objeto de manifestar la voluntad por Escritura Pública de poner fin al acuerdo o bien realizar la gestión ante un oficial del Registro Civil. Solicitar que se sub inscriba en la partida de celebración del Acuerdo.
  2. Notificar en un plazo de 20 días, a través de los Tribunales de Familia.
  3. Si le notifican el término del AUC, solicitar asesoría con un abogado para evaluar los antecedentes y demandar una compensación económica ante los Tribunales de Familia.
  4. En el caso de la conviviente civil mujer no podrá contraer matrimonio si está embarazada, con un hombre distinto ni celebrar ningún otro acuerdo antes del parto, o, no habiendo señal que está embarazada, antes que se cumplan 270 días siguientes al término del acuerdo.
  5. El plazo señalado en el punto 4 se puede rebajar, siempre que se demuestre que no hay embarazo.