Algunas aguas envasadas no son aptas como agua potable

La Hora

Lunes 26 de noviembre de 2018

Un estudio presentado en un Congreso Geológico que esta última semana se desarrolló en Concepción, reveló que la calidad de las aguas envasadas que se venden en el país es, en general, buena y cumple con la legislación.

Sin embargo, en tres de las diez muestras analizadas fueron detectadas concentraciones de arsénico superiores a la norma del agua potable chilena y al valor sugerido por la Organización Mundial de la Salud y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos: 10 partes por billón.

Además, en cuatro muestras se encontraron contenidos de nitrato mayores que los naturales de aguas subterráneas, “lo que hace suponer una procedencia muy superficial del agua”, indica el estudio de las científicas Linda Daniele y Claudia Cannatelli, y de los investigadores Jamie Buscher y Giuseppe Bonatici, del Departamento de Geología y del Centro de Excelencia en Geotermia de Los Andes, ambos de la U. de Chile. También se halló presencia “excesiva” de boro y elementos disueltos.

Daño a la salud
Consultado sobre el estudio, el académico de la UTEM y magíster en Aguas y Residuos, Felipe Meza, indica a La Hora que “si bien las muestras cumplen con la norma de aguas minerales embotelladas, no lo hacen con la normativa de agua potable”.

“Las concentraciones de arsénico generan un daño a la salud y su consumo elevado crónico provoca lesiones en la piel, enfermedades vasculares periféricas e incluso cáncer de piel, de vejiga y pulmón”, agrega el experto, quien recuerda los casos ocurridos en el norte de Chile, principalmente en Antofagasta, durante los años ‘70 y ‘80.