Consejos para ahorrar bencina en su vehículo

En tiempos que el precio de la bencina sube (y no hay indicios que el Estado reduzca el impuesto a los combustibles) no queda más que recurrir al ingenio, a la física y a los consejos “tuercas” de los amantes de los vehículos.

Aquí vamos con algunos.

Piques, aceleraciones y detenciones

Una salida picada en la bocacalle cuando el semáforo cambia a verde, o una aceleración repentina para alcanzar a cruzar con amarillo son actos que aumentan el consumo de bencina de manera inútil. Más vale mantener una velocidad constante durante los trayectos urbanos, respetar los tiempos de cambio en semáforos y realizar una conducción segura y tranquila del vehículo.

Por su parte, si va a permanecer con el auto detenido por lapsos largos (sobre 3 minutos) es recomendable apagar el motor durante la espera pues el consumo con motor detenido es bastante alto y sin beneficio alguno en desplazarse, cosa básica para un vehículo.

Si la bencina no baja su precio hay que recurrir al ingenio y a algunos tips "tuercas" para paliar la situación.
Si la bencina no baja su precio hay que recurrir al ingenio y a algunos tips “tuercas” para paliar la situación.

Actualmente hay vehículos que se pueden programar para apagarse automáticamente al esperar un semáforo en rojo, y con presionar el pedal de embrague se reactivan. Ello es positivo para el consumo de bencina, pero quizás no tanto para la energía de arranque en la batería y el motor de arranque.

El aire acondicionado

Climatizar el interior del vehículo durante el verano a unos agradables 23 grados puede aumentar hasta en 15% el consumo de combustible. Por lo mismo se aconseja recurrir a otras formas para mantener el vehículo más fresco: desplazarse con las ventanillas un poco abiertas para permitir la circulación y renovación del aire interior y aparcar en zona sombreadas.

Caja mecánica y caja automática

Un vehículo equipado con caja mecánica de cambios es menos óptima que una caja automática si la gestión de marchas no se hace apropiadamente. Se recomienda que la primera marcha sea sólo para impulsar el vehículo en la partida y luego suceder a las otras marchas según sea necesario. Hay vehículos cuyos computadores recomiendan al conductor cuándo el motor puede aceptar un cambio de marcha, indicándolo en el tablero de instrumentos. Vale considerar esa información.

Por otro lado, las cajas de cambios automáticas brindan prestaciones en comodidad y menos preocupación para el conductor de estar cambiando marchas consecutivamente durante el manejo; sólo preocupándose de acelerar o frenar cuando sea menester. Pero el costo de mantención de éstas cajas es más oneroso y complejo que una caja mecánica de cambios.

En ambos caso, hay que destacar la importancia de mantener una velocidad uniforme en el vehículo, lo que ayuda a que el motor no queme gasolina extra en las transiciones de cambios.

Octanaje 93, 95 ó 97

En términos de economía, el litro de bencina de 93 octanos es en promedio $60 más bajo que el de 97 octanos. En términos de rendimiento, todas son gasolina y sirven únicamente en motores bencineros (no para diesel). Las diferencias de octanaje están dadas en las cualidades de la bencina para proteger el resto de las piezas motrices que participan en la combustión que genera la energía dentro del motor, sean válvulas, bujías, cilindros, filtros e inyectores. La bencina en Chile posee un alto estándar de calidad, por lo que cualquier bencina sobre 90 octanos es buena para motores bencineros. La norma general recomienda seguir las instrucciones del fabricante del vehículo.

Pero ojo con las bencineras que adicionan agua a sus surtidores: una mala práctica que puede dañar seriamente el motor del vehículo, junto con confirgurar un delito de estafa en la venta de combustible.

Velocidad en carretera

Cuando mejor rendimiento de bencina se puede obtener del vehículo es cuando se desplaza por carretera a alta velocidad. Hay vehículos que incorporan entre sus atributos la velocidad crucero, programando una velocidad de desplazamiento y mantenerla sin necesidad de tener pisado el acelerador todo el tiempo. Su mejor tasa de rendimiento se logra sobre terreno plano, sin remontar cuestas o repechos que exigan más fuerza al motor para mantener la velocidad programada.

En la práctica, desplazarse a velocidad entre de 105 y 113 km/h se obtiene un buen rendimiento en la relación distancia por litro de combustible; pero si se mueve entre 88 y 98 km/h, el rendimiento mejora notablemente, y por lo tanto, menor gasto en el ítem bencina para llegar a su destino de viaje.

bencina2Carga en el vehículo

Es notorio sentir como varía la fuerza de su vehículo cuando el conductor se desplaza en solitario a moverse con la cabina con todos sus ocupantes. La energía requerida para mover más masa y peso se deja sentir, y el motor la debe obtener de un mayor consumo de bencina. Cuando se trata de viajes largos, la recomendación es estibar correctamente la carga sin pasar los límites indicados por el fabricante.

Si usa un portaequipajes de techo para meter más carga, considere que éste generará mayor roce con el viento y mayor fuerza contraria al empuje del vehículo en desplazamiento. Los diseños de cada auto tienen su razón de existir para favorecer la aerodinámica y reducir el roce, sin estos elementos adicionales.

Algo más “tuerca”

Un buen consumo de bencina también va aparejado a las condiciones mecánicas que tenga su vehículo. Por ello, revisar el estado de piezas motrices involucradas en la combustión de la bencina al interior del motor es crucial.

El Afinamiento es un procedimiento que se realiza para poner a punto elementos como bujías, válvulas, inyectores, filtros de aire y bencina, índices de compresión, chequeo de bobina de encendido y todo lo que tenga participación directa en la combustión dentro del motor. Bujías quemadas y filtros de aire saturados de polvo generan pérdidas en combustible de hasta un 10% y 6% respectivamente.

Se aconseja que su regularidad sea cada 15 mil kilómetros recorridos. Su precio varía desde $50.000 por procedimiento.

Por otro lado, mantener las ruedas infladas con la presión correcta favorece que el consumo de bencina se mantenga normal. Además el simple acto de inyectar aire dentro de los neumáticos ayuda a que estos tengan una vida útil extendida, pues el roce y fricción con la superficie de rodado será la estipulada por los fabricantes.

Es importante indicar que el control y relleno de aire en las ruedas debe hacerse con los neumáticos fríos, es decir, no haber recorrido más de 2 kilómetros hasta el punto donde se infle ni haber hecho maniobras especiales durante ese trayecto, para no elevar la temperatura del aire dentro de la rueda.

Finalmente, el truco del “estanque a la mitad”: la cantidad de aire que exista en el tanque de gasolina debe ser siempre la mínima posible, porque mientras menos oxígeno haya dentro de él, más se demora en evaporarse el combustible al quemar. Entonces la recomendación es cargar estanque lleno antes de que sobrepase la mitad de estanque vacío, así quedará menos oxígeno al carburante, y se quemara más lento y rendirá mejor.