La nueva “playa” que quiere levantar Lavín en el Parque Padre Hurtado

La Hora

Miércoles 10 de octubre de 2018

Conocido por ser uno de los pulmones verdes más grandes de Santiago, el Parque Padre Hurtado dejará atrás 37 años de historia para comenzar una nueva etapa. Pese a que el proyecto aún debe ser sometido a votación, podría convertirse en el primer espacio acuático público de Chile, gracias a una inversión de $14 mil millones.

La iniciativa, realizada con la cooperación de los municipios de La Reina, Las Condes, Providencia y encabezada por el alcalde Joaquín Lavín, busca remodelar el parque, siendo su principal novedad la creación de una laguna cristalina apta para el baño y que durante los meses de invierno, estará disponible para embarcaciones no motorizadas.

Al respecto, el edil de Las Condes, Joaquín Lavín, señaló que “la laguna cristalina va a ser un espacio público de primer nivel” y que gracias al cobro de entrada “permitirá recaudar dinero para completar toda la remodelación del parque”.

Sobre los detalles del proyecto, este será llevado a cabo por la empresa chilena Crystal Lagoons, conocida por realizar la piscina de agua salada más grande del mundo en San Alfonso del Mar.

En total, toda la remodelación tendrá una extensión de 3.500 metros cuadrados, donde 1,5 hectáreas serán cubiertas por agua. Esto ampliará la capacidad del parque para recibir a más de 1.500 personas.

Por otra parte, el coordinador del Plan de mejoramiento Parque Padre Hurtado, Gonzalo Hevia, detalló que “hay muchas zonas que están deterioradas y cerradas al público, en total 2,5 hectáreas, por lo que es una buena oportunidad para recuperarlo”.

Plebiscito vecinal

Antes de que inicie la remodelación, la propuesta deberá ser votada por los vecinos de las tres comunas involucradas, quienes decidirán si se incluye o no la laguna artificial. Para ello, deberán ingresar en el sitio mejoremoselparque.cl el próximo 21 de octubre, día en que se realizará la consulta.

De todas formas, quienes viven más cerca del parque son quienes no ven con muy buenos ojos la iniciativa. Al menos así lo recalcó Lily Concha, miembro de la segunda junta de vecinos Bilbao Oriente, de La Reina, quien dijo que “no queremos que se eliminen áreas verdes para el beneficio de privados”.

“Se va a cobrar una entrada que costará algo así como $7 mil, a una zona que hoy es libre, pública y que ahora cuesta $500, todo por una playa falsa al estilo de Lavín”, agregó.