El simple hábito que ayuda a combatir enfermedades

Si todos tuviésemos el hábito regular de lavarnos las manos, más de 16 millones de personas en el mundo podrían ser salvadas de la muerte anualmente debido a enfermedades infectocontagiosas por falta de agua potable, higiene y entornos en buenas condiciones de salubridad.

Jabón y mucha agua para eliminar los gérmenes. O bien, alcohol gel para mantener la asepsia de nuestras manos.
Jabón y mucha agua para eliminar los gérmenes. O bien, alcohol gel para mantener la asepsia de nuestras manos.

Así lo indica Claudia Calderón, enfermera de la Unidad de Infecciones en Clínica Alemana, en el marco de la celebración del Día del Lavado de Manos este 15 de octubre, efeméride conjunta impulsada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la ONU desde el año 2008.

Diferentes estudios médicos han confirmado que lavarse las manos con jabón es un modo efectivo de evitar la transmisión de enfermedades incluso en asentamientos empobrecidos y con altos niveles de contaminación. Infecciones cutáneas o en los ojos, parásitos intestinales, diferentes tipos de gripe.

Por lo mismo es importante crear conciencia en este simple acto, pero que en su ausencia puede provocar serias enfermedades entre las que se cuentan diarrea, hepatitis A, influenza, enfermedades respiratorias y las de transmisión fecal oral; que si se complican en su tratamiento pueden terminar con el fallecimiento del paciente.

“Es importante que desde niños se inculquen importantes valores de salud tal como el lavarse las manos tras realizar deposiciones en el baño, antes de ingerir cualquier tipo de alimento, antes de manipular alimentos o luego de pasar una entretenida tarde jugando con tierra o en el parque usando los juegos infantiles. Ya de grandes, hay que hacer de este acto un hábito regular y conciente”, comenta la profesional. 

Lavándose las manos se interrumpe la cadena de transmisión de microorganismos patógenos. Ello, junto a jabón y abundante agua, logra eliminarlos totalmente y así la propia salud y la de nuestros cercanos. “Y no es necesario usar algún jabón en particular, o los de glicerina, o los con compuestos antibacterianos. Todo jabón es útil para eliminar gérmenes y abundante agua para quitarlos de nuestras manos”.

Cada 15 de octubre la OMS y ONU celebran el Día Mundial del Lavado de Manos, un acto tan simple e importante para el control de la transmisión de enfermedades infectocontagiosas.
Cada 15 de octubre la OMS y ONU celebran el Día Mundial del Lavado de Manos, un acto tan simple e importante para el control de la transmisión de enfermedades infectocontagiosas.

Junto a lo anterior, tomar la costumbre de taparse la boca con el antebrazo cuando tosemos o estornudamos también ayuda a que esos gérmenes puedan transferirse por vector aéreo a otras personas.

¿Alcohol gel, un mito?

Pues no es un mito, sino que absoluta realidad. El alcohol gel sí ayuda a la prevención y a la higiene de nuestras manos cuando el agua y jabón no están al alcance para proceder a un buen lavado.

“Andar con una botellita de alcohol gel en el bolso o en la mochila ayuda bastante a mantener la asepsia, cuando a cada momento posamos las manos sobre elementos que todas las personas tocan, por ejemplo, barandas, pasamanos, agarraderas y manillas en el Transantiago, monedas y hasta los billetes”, comenta Calderón.

De igual manera, la especialista celebra que en varios lugares de acceso público como restoranes y patios de comida en centros comerciales existan dispensadores gratuitos de alcohol gel para humectar y limpiar las manos antes de ingerir alimentos. “Es común encontrar estos dispositivos en los muros de los malls o en salones de té y restoranes. Es una excelente medida que entregan los privados a la prevención de las enfermedades infectocontagiosas”, añade.