Conozca las ventajas para el usuario de la ley Sernac

La Hora

Viernes 14 de septiembre de 2018

Después de cuatro años de haber ingresado al Senado, este jueves se publicó en el diario oficial la Ley 21.081 de modernización al Servicio Nacional del Consumidor (Sernac), que operará a partir de marzo del 2019.

La nueva normativa, otorga al Sernac la facultad de fiscalizar a las empresas, quienes se verán obligadas a responder las exigencias del organismo. Principalmente, podrán citar obligatoriamente a declarar a los representantes legales, administradores, asesores y dependientes.

Al respecto, Lucas del Villar, director nacional del Sernac, señaló que “en total son más de 66 artículos que buscan establecer un nuevo estándar en los derechos de los consumidores, que llegan después de 20 años de la última modificación trascendental al organismo”.

Duras sanciones

Sobre las multas, Del Villar comentó que “adicionalmente, se generan trabas importantes para las empresas que quieran cometer infracciones a los derechos del consumidor. Por ejemplo, una multa de hasta 300 UTM (antes era sólo de 50), o sea $14 millones por infracción cometida”, agregó.

Por otra parte, según el economista y académico de Ingeniería Comercial de la U. San Sebastián, Hernán Herrera, “el aumento de la multa, provoca un cambio en los incentivos”.

“Si es que la multa es lo suficientemente grande, la ganancia que tiene la empresa por actuar de mala manera con sus clientes, se ve mermada”, explicó.

En tanto, desde la Corporación Nacional de Consumidores y Usuarios (Conadecus), celebraron la iniciativa. El presidente de la asociación, Hernán Calderón, señaló que “es un avance significativo para los consumidores y usuarios, ya que reconoce derechos que antes no estaban protegidos”.

Sobre las críticas de algunos parlamentarios, quienes señalaron que “el proyecto dejaría al organismo con menos autoridad, pues se excluía la facultad sancionatoria”, el presidente del Sernac respondió que “tal como estaba la normativa, nunca podríamos haber aplicado directamente multas ni sanciones”.

“Con la nueva ley se podrá perseguir las infracciones de las empresas ante los 350 Juzgados de Policía Local del país”, complementó Lucas del Villar.

Finalmente, recordó que “el grueso del proyecto comenzará a regir dentro de seis meses más. Eso sí, hay algunos procedimientos y facultades duras del Sernac que van a entrar en vigencia de forma escalonada, en un proceso de 12, 18 y 24 meses”.

Internet servicio básico

En los casos de interrupción injustificada de todos los servicios básicos, habrá compensaciones automáticas, las que serán abonadas a las cuentas. Se incorpora la internet como servicio básico.

Fin de packs

Las empresas de telecomunicaciones ya no podrán vender servicios atados ni ofertas conjuntas si no ofrecerlos por separado. Mientras que antes la antigua legislación no se refería al respecto, dejando al libre albedrío de las compañías.

Daño moral

Los juicios colectivos podrán considerar el daño moral con los agravantes y aumentan las indemnizaciones en 25%. Antes sólo se podía compensar por el daño patrimonial causado.

Abogados para todos

ara los consumidores más vulnerables, que no pueden pagar abogado, el Sernac los derivará a la Corporación de Asistencia Judicial (CAJ) gratuitamente.

Más plazo

Mientras con la antigua legislación únicamente se podía denunciar hasta 6 meses después de cometida la falta, el nuevo proyecto fija un plazo de hasta dos años para denunciar a una empresa en tribunales.

Fiscalización

Sernac podrá fiscalizar y exigir respuesta a las empresas. Puede incluso citar a los directivos y representantes legales e ingresar a un inmueble con la fuerza pública. Con la antigua ley sólo podía actuar como mediador entre empresas y afectados.

Demandas colectivas

Habrá procedimientos Voluntarios Colectivos más cortos (hasta 6 meses) y condiciones objetivas para aprobar una propuesta de acuerdo. Antes no existía un plazo, por lo que se dilataban por varios años.

Multas

El Sernac podrá infraccionar a las empresas con multas más duras. Antes sólo se podía hasta las 50 UTM, mientras que ahora hasta 300 UTM, o sea; hasta 6 veces más.