Reflotan en Japón proyecto del ascensor espacial

La Hora

Lunes 10 de septiembre de 2018

De aquí a 2050, científicos y empresarios japoneses esperan tener funcionando un ascensor espacial, para desplazar a los cohetes en el envío de hombres, equipos y pertrechos fuera de la Tierra.

Se trata de una idea lanzada a fines del siglo XIX por el ruso Konstantin Tsiolkovsky, considerado el padre de la cohetería, y también expuesta por el escritor futurista Arthur C. Clark, en 1979.

En ese tren científico, la Universidad de Shizuoka es la que lleva la delantera, cuando este 11 de septiembre lance el cohete H-2B desde de Tanagashima, en el sur de Japón, llevando el material para un experimento.

Se trata de poner fuera del planeta una versión en miniatura del ascensor: una caja de apenas seis centímetros de largo, tres centímetros de ancho y otros tantos de altura, para que se desplace a lo largo de un cable de 10 metros, tendido entre dos pequeños satélites.

“Será la primera experiencia en el mundo que estudiará el movimiento de ascensores en el espacio”, dijo un portavoz de la universidad, quien agregó que el movimiento del microascensor será monitoreado por cámaras de ambos satélites.

Un ascensor espacial permite, en teoría, llevar una carga por un costo decenas de veces inferior al de los cohetes actuales y, además se movería con electricidad, que puede provenir de fuentes renovables y no contaminantes, distinto al gasto en metal y combustible de los cohetes.

Empresa

Una importante empresa de construcción japonesa, Obayashi, que trabaja en colaboración con el equipo de Shizuoka, también está en la carrera de construir un ascensor, para llevar turistas al espacio hacia 2050.

En 2012, la misma explicó cómo prevé tender un cable construido con nanotubos de carbono, una estructura de material 20 veces más resistente que el acero. La cabina se desplazaría gracias a esta cuerda gigantesca, que mediría no menos de 96.000 km, o sea, más o menos un cuarto de la distancia de la Tierra a la Luna.

La idea a futuro es construir el ascensor para subir hasta 36 mil kilómetros, para lo que se requeriría un cable de 96 mil kilómetros que lo haga operativo. Dentro de los cálculos, se estima que podría acelerar hasta 200 kilómetros por hora.

La industria Obayashi espera que, en operaciones, el aparto transportaría unas 30 personas al espacio.