Proyecto eliminaría 200 trámites en notarías y bajaría el costo de los “papeleos”

La Hora

Martes 04 de septiembre de 2018

Menos burocracia y más transparencia y eficiencia en la realización de trámites traerá el proyecto de ley que reforma el sistema notarial chileno.

La iniciativa legal fue firmada ayer por el Presidente Sebastián Piñera, quien explicó que la modernización permitirá realizar por internet varias “diligencias” que actualmente se deben hacer en las propias notarías y los conservadores.

Se trata de finiquitos, cartas de renuncia y poderes simples para cobrar pensiones, jubilaciones y montepíos, entre otros “papeleos”, además de salvoconductos para cambio de domicilio, firmas para contratos y arriendos, y autorizaciones para salir del país.

“Buscaremos eliminar al menos 200 trámites y concretar el uso de documentos y firma electrónica. No es posible, por ejemplo, que una persona tenga que ir a una notaría para demostrar que es soltera, siendo que el Registro Civil sabe perfectamente bien eso”, señaló Piñera.

El Mandatario también indicó que el proyecto incluye una baja en los precios de los servicios notariales. “Los montos que cobran los notarios exceden las tarifas establecidas en los reglamentos”, sostuvo.

“Queremos desnotarizar la vida de los chilenos y además bajar los precios”, añadió Piñera.

Nombramientos

La firma del proyecto se realizó en La Moneda, donde el ministro de Justicia, Hernán Larraín, indicó que los futuros nombramientos de notarios estarán marcados por la “transparencia”.

Larraín anunció que los notarios serán sometidos a exámenes de evaluación en un período no menor a tres años y tendrán sólo una oportunidad “para fallar”.

Los notarios vitalicios también desaparecerán y las nuevas plazas serán ocupadas a través de concursos públicos en los que se respetarán los méritos y las capacidades de los candidatos.

Los “fedatarios” señalados en el proyecto de ley (ver recuadro) y que actuarán como ministros de fe, podrán ser abogados con 5 años de experiencia y serán llamados a concurso público cada año para un cargo que durará tres años, con posibilidad de repostular.

El presidente de la Asociación Nacional de Notarios, Alfredo Martin, se mostró de acuerdo, en general, con los nuevos mandatos del proyecto, especialmente con el tema de los cargos vitalicios, pero manifestó su inquietud por el cargo de “fedatario”.

Según Martin, esta nueva figura representaría un “factor de riesgo muy importante para otorgar la fe pública”.