Pre diabetes: cómo disfrutar con moderación en Fiestas Patrias

La Hora

Jueves 06 de septiembre de 2018

La diabetes es una enfermedad de carácter crónico que según la Organización Mundial de la Salud (OMS) afecta a unos 422 millones de personas adultas en el mundo -8,5% de la población planetaria-, y Chile ocupa el sexto lugar de prevalencia entre los 35 países que componen la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Una vez declarada, esta enfermedad produce diversas alteraciones sistémicas desde afectar severamente el funcionamiento de ciertos órganos hasta problemas graves en el sistema cardiovascular que pueden llevar desde la falta de irrigación sanguínea en las extremidades hasta fatales paros cardíacos.

Por lo mismo, ponerle atajo a tiempo en su fase previa, la pre diabetes, es fundamental.

Karen Salvo, nutrióloga de la Clínica Alemana, señala a La Hora que la pre diabetes como tal es una condición en que el cuerpo intenta reestablecer por sus propios medios los valores correctos de azúcar en la sangre, “pero ya no cuando estas cifras son muy altas, tal como sucede cuando la diabetes ya está declarada”, indica. Sus principales factores de desarrollo son el sobrepeso, la obesidad, la vida sedentaria (o con escasa actividad física) y los consumos de alcohol y tabaco.

Reconociendo la pre diabetes

Si bien la diabetes es una enfermedad silenciosa que va afectando gravemente al organismo, la pre diabetes muchas veces resulta igualmente de asintomática. Por lo tanto, el indicador preferente para reconocer esta condición es el clásico test de glicemia. “Si la glicemia en ayunas bordea los 126mg/dl, hay que poner atención a lo que nuestro organismo nos está diciendo”.

Los rangos normales de glicemia o índice de azúcar en la sangre son por lo general inferiores a 99mm/dl. En cambio, cifras entre 100 y 125mm/dl puede denotar la pre diabetes, y sobre 126mm/dl representa índices diabéticos netos.

La Asociación Americana de Diabetes  pone la alerta a ciertos signos que nuestro cuerpo evidencia y que podría tratarse de una pre diabetes, o diabetes propiamente tal:

  • Aumento de la sed y en las ganas de orinar (a veces incluso incontinencia urinaria).
  • Aumento del apetito.
  • Fatiga.
  • Visión borrosa.
  • Entumecimiento u hormigueo en las extremidades.
  • Heridas que cuesta que cicatricen.
  • Pérdida de peso sin razón aparente.

Otras condiciones asociadas son la resistencia a la insulina, que es necesariamente el paso previo a la pre diabetes, y el síndrome metabólico que incluye la alteración de la glicemia y otros factores que en su conjunto derivan en enfermedades cardiovasculares.

Tomando medidas

Una buena dieta nutricional, equilibrada y consciente ayuda a prevenir una evolución desfavorable de la enfermedad. “Cuando se tiene pre diabetes, hay que enfrentarse a la comida con la mayor moderación posible. No se trata de comérselo todo, ni tampoco prohibir alimentos. Una buena solución es enfrentar la ingesta diaria con moderación y conciencia de la propia condición, antes de pasar al siguiente nivel pues ya podría ser tarde”, explica Karen Salvo.

El consumo de vegetales verdes, efectuar actividad física (si no es a través de un deporte puede ser por caminatas de 20 a 30 minutos), eliminar el consumo de tabaco y alcohol son excelentes medidas de acción.

“Para la próximas Fiestas Patrias la consigna es ‘disfrutar con moderación’ para evitar futuros problemas de salud”, finaliza la especialista.