Mercado inmobiliario: tips para una buena inversión

Los activos inmobiliarios son una atractiva alternativa para hacer una buena inversión. Así lo indica una encuesta de percepción realizada por la Asociación Chilena de Administradoras de Fondos de Inversión (ACAFI) entre sus entidades asociadas, donde un 82% de los consultados espera que los montos de inversión aumenten en más de un 10% para este año, en relación al 2017.

Ello, según los encuestados, por las mejores expectativas económicas del país, el nuevo ciclo político actual y la confianza de los inversionistas en el mercado inmobiliario en general, debido a su estrecha vinculación con el crecimiento económico del país y a las políticas públicas que dan el marco para lograr este crecimiento.

En este escenario, Christian Rodiek, personal shopper inmobiliario y fundador de Bienisimo.com nos comparte algunos de sus consejos para para obtener la mayor rentabilidad de inversiones inmobiliarias:

  1. ¿Oficina o vivienda?: El arriendo de oficinas pequeñas está muy sujeto al desempeño de la economía del país, lo que no sucede en el caso de las viviendas. Por su parte, las oficinas y bodegas no se pueden comprar con crédito hipotecario, lo que es una desventaja.
  2. ¿En qué sector es bueno invertir?: Se recomienda que la vivienda esté cerca del metro y ubicada en comunas emergentes como Santiago, San Miguel, Macul y La Florida, en las que se puede obtener una rentabilidad de 6 a 7%. Idealmente hay que buscar propiedades en la ciudad en la que uno vive, pues así es más fácil su gestión y administración.
  3. Invertir en departamentos seminuevos y entre los pisos 3 y 10 son la mejor opción.
    Invertir en departamentos seminuevos (a lo más con 5 años de antiguedad) y ubicados entre los pisos 3° y 10° son la mejor opción.

    ¿Departamento pequeño o casa?: Los departamentos se arriendan más rápido que las casas. Ojalá que sea de un dormitorio y un baño, o bien, de dos dormitorios de igual tamaño con baño en suite cada uno. Optar por departamentos más grandes no es recomendable para invertir, pues estos suelen destinarse para uso familiar y por lo tanto, su desgaste será mayor.

  4. ¿Nuevo o usado?: Lo ideal es optar por un inmueble usado, pero con menos de cinco años, para mantener el beneficio legal de la garantía de 10 años en las construcciones nuevas. Cuando el inmueble es usado se puede negociar mejor el precio y conocer el valor real de las contribuciones y gastos comunes. Otra ventaja es que se puede arrendar y comenzar a recibir ingresos de inmediato. Sólo se recomienda comprar en verde o blanco si es que no se puede acceder a un crédito hipotecario o se requiere tiempo para ahorrar el pie.
  5. La altura sí importa: Se recomienda escoger un piso que no sea demasiado bajo ni alto, idealmente entre el piso 3 y el 10. Los de más abajo tienen inconvenientes de seguridad y vista, mientras que los del último piso pueden tener filtraciones desde el techo. La orientación, en tanto, no es tan relevante pero sí es ideal que no sea al poniente pues le llegará mucho sol en las tardes. Sí es importante que la ubicación del inmueble evite el ruido y no dé directo a una autopista urbana.
  6. Calidad de la construcción: Las terminaciones son importantes. Se valora que las ventanas sean de PVC con termopanel, que el piso sea de porcelanato o flotante y que tenga conexión propia a lavadora. Lo ideal es que el agua caliente sea por calefon o caldera y no por termo. Influye en su valoración que tenga bodega y que los espacios comunes tengan una buena mantención.