Mauricio Macri: "si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño"

La Hora

Martes 11 de septiembre de 2018

Con un gran signo de interrogación, por decir lo menos, y una preocupación gigante, quedaron los argentinos en medio de la crisis económica, social y política que vive el país, luego de escuchar la palabras de su presidente, Mauricio Macri, en Mendoza.

Durante lo que en medios trasandinos llaman “timbreo”, que es llamar a la puerta de un ciudadano para conversar de temas políticos, el mandatario llegó hasta la casa de Laura, una emprendedora mendocina, de la localidad de Luján de Cuyo, donde se relacionó con su familia y le explicaba la cumbre del G-20, que en noviembre se realizará en ese país.

Trabajo interno

En esa charla que pretendía ser distendida con la pareja de Laura y sus tres hijos, con referencias a sus tareas cotidianas en la Casa Rosada, Macri volvió a hablar de las “seis tormentas seguidas” que tuvo que atravesar.

La dueña de la casa, le había dicho previamente: “Se lo ve bien y sonriente”. Luego le consultó: “¿Cómo hace para descansar?”. El presidente habló entonces del “trabajo interno” que realiza para pasar la crisis del país.

La frase

“Trabajo mucho conmigo mismo, en mi interior, tratando de mantener la calma”, comenzó a explicar. Y fue luego de esas palabras cuando pronunció la sorprendente frase: “Uno tiene que estar tranquilo. Yo en lo que más trabajo es en no volverme loco, porque si me vuelvo loco les puedo hacer mucho daño a todos ustedes”.

Luego habló de lo importantes que son los afectos para él y se autocalificó como un “experto en los rompecabezas con Antonia”, su hija.

El equipo comunicacional de Macri lanzó el video a redes sociales, sin editar ni filtrar las palabras de la polémica, que dejaron en segundo plano lo conversado sobre la forma de cómo esperaba sacar adelante al país.

REDES SOCIALES

Inmediatamente la frase tuvo su correlato en redes sociales, donde se lo tildó de “hombre violento”, otros lo compararon con personajes fatídicos de la historia, como Atila y Nerón, Y otra corriente pidió equipararlo con Hannibal Lecter y Hulk.