Las pérdidas invaluables del museo de Río

La Hora

Martes 04 de septiembre de 2018

Mientras se evalúa la pérdida de artículos y colecciones tras el incendio del domingo, el Museo Nacional de Río de Janeiro ya está haciendo el luto, estimándose en 200 mil las piezas destruidas, entre ellas los restos de “Luzia”, la brasileña más antigua, de 12 mil años, ubicada en 1970, en Minas Gerais.

Asimismo, la Cancillería de Egipto, a nombre del Ministerio de Antiguedades, está requiriendo información sobre el estado de una colección del país de las pirámides.

No obstante las pérdidas, se mantuvo a salvo el meteorito “Bendegó”, de 5,3 toneladas, el más grande hallado en Brasil.

El museo era conocido por la riqueza de su departamento de paleontología, con más de 26.000 fósiles, entre ellos un esqueleto de dinosaurio descubierto en Minas Gerais y numerosos ejemplares de otras especies extintas.

Con 6,5 millones de especímenes, su departamento de zoología incluía una excepcional colección de peces (600.000), anfibios (100.000), moluscos, reptiles, conchas, corales y mariposas.
Su herbario, de 1831, tenía una muestra de 550.000 plantas.