Argentina hace cuentas para salir de la crisis

La Hora

Martes 04 de septiembre de 2018

La crisis económica de Argentina estaba llegando a niveles no previstos por el presidente Mauricio Macri, con una devaluación del peso frente al dólar de 21% en una semana, 34% en agosto y 98% en lo que va del año. Ante ello, el equipo del mandatario salió a ordenar las cuentas para dejar algo en las arcas fiscales y demostrar buena conducta para solicitar préstamos al Fondo Monetario Internacional (FMI). La idea es lograr un déficit fiscal de 0 en 2019.

Primero, pidió hacer el sacrificio a los exportadores, aplicándoles “un impuesto malísimo, que va en contra de lo que queremos fomentar”, pero que servirá para recaudar más fondos.

Por eso, en el aspecto más práctico, fue el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, quien entró a las medidas duras, anunciando una nueva política económica para alcanzar el “equilibrio fiscal” en 2019, con mayores ajustes del gasto público, el “único camino real al desarrollo”, así como un nuevo impuesto a las exportaciones.

En materia de impuestos, detalló uno nuevo generalizado a las exportaciones, que se aplicará en 2019 y 2020: 4 pesos por cada dólar exportado en actividades primarias y servicios y de 3 pesos por dólar para el resto de las exportaciones.

Con el tributo, que el presidente calificó de necesario, el gobierno pretende reducir un 1,1 % el déficit y aumentar la recaudación adicional hasta 68.000 millones de dólares en 2018 y a 280.000 millones en 2019.

Además, se acordó una reducción de las inversiones públicas de 0,7% del Producto Interno Bruto -o PIB, que comprende la suma de todos los bienes y servicios que produce en un año el país-, para obtener un ahorro real del orden del 50%.

Se recortarán los subsidios sociales en un 0,5% del PIB, que serán asumidas por las provincias, como en la tarifa social eléctrica y las bonificaciones al transporte, asumiendo los mayores gastos Buenos Aires y Capital Federal.

Otro recorte será en las remuneraciones y gastos operativos del Estado, en un orden de 0,2% del PIB, congelando el salario de la administración pública y un reajuste que no podrá superar el índice de inflación. En este sentido de orientó la reducción de ministerios, de 22 a 11, rebajándolos de categoría o fusionándolos.

Por el contrario, en cuanto al gasto social, según lo anunciado por Macri y el ministro de Economía, aumentará un 0,3% el gasto en prestaciones sociales.

La meta

Según el propio ministro de Economía, Dujovne, “vamos a ahorrar 6.000 millones de dólares más que no necesitamos financiar en los mercados y en el 2020 vamos a tener superávit fiscal primario de un 1 % del PIB, algo que nos va a permitir ahorrar otros 5.200 millones de dólares”.